Ir al contenido principal

Parte de la Fortuna en la Casa XI.

  La Casa XI refleja nuestro deseo de alcanzar una determinada identidad o posición por medio de la identificación con un grupo y objetivos comunes. El emplazamiento de la Fortuna en esta casa indica que te sientes contento y feliz si tienes la conciencia de poseer la plena libertad de elección entre diferentes posibilidades. Únicamente con esta base eres capaz de seguir tu instinto de grupo y formar amistades.

  Por la fuerza, no se consigue nada contigo -solamente una actitud rebelde -.

   Puede parecer paradójico, pero cuanto más independiente te sientes, más preparado estás para colaborar, asumir responsabilidades y cumplir las expectativas que otros tienen de ti.

   Necesitas a tu alrededor personas con las cuales te sientas mentalmente unido y que te inspiren a desarrollar nuevas ideas, probablemente en un marco universal. Te resulta más fácil demostrar tu capacidad de pensar con orientación hacia el futuro dentro de un grupo, donde puedes intercambiar tus ideas para formular tus conceptos acerca el desarrollo de la humanidad.

  Te encantan los tipos originales y poco convencionales que no dudan en cuestionar lo establecido y, posiblemente anticuado, o romper barreras y tabúes para propagar lo que ellos consideran verdadero.

  Promover tus propias ideas forma parte de tu naturaleza, y nada mejor que encontrar personas que compartan tu visión del mundo y estén dispuestas a formar una asociación que facilite el provecho máximo de los recursos y fomente el entusiasmo para lograr objetivos comunes.

  La Casa XI opera más bien en el nivel intelectual, contrario a la Casa V, donde el deseo de la auto-expresión se basa en lo emocional. Por consiguiente, es probable que tus relaciones tengan un matiz de impersonalismo y se basen más en una afinidad mental que en los sentimientos. No obstante, eres fiel y siempre estás dispuesto a apoyar y defender a tus amigos.

  En resumen, intenta establecer relaciones con personas que te estimulen intelectualmente -entonces, serás feliz -.

   Como ejemplos de esta posición puedo poner las carta natal de Salvador Dalí, el cual tuvo grandes amigos en la Residencia de Estudiantes como Luis Buñuel o Federico García Lorca.

Carta Natal de Salvador Dalí

   También tuvo grandes amigos el poeta español Miguel Hernández, entre ellos  Pablo Neruda, el cual le salvó la vida, durante la guerra civil española.

Carta Natal de Miguel Hernández.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Quirón en las Casas.

Tu Quirón en la Primera Casa Si Quirón está en tu primera casa, los comienzos pueden ser difíciles. O bien te precipitas a empezar algo, o te quedas vacilando -e incluso puedes enfermar- con tal de no tomar decisiones; también es probable que te derrumbes en las mismas puertas de lo que parecía una fase nueva e interesante de tu vida. Por detrás de ello encontramos con frecuencia que tu vivencia física del nacimiento ha sido especialmente significativa o traumática; puede haber alguna incapacidad real, una herida o un trauma físico que tengas que afrontar, a partir de entonces, cada «nacimiento», cada comienzo de un nuevo ciclo vital, puede ser una ocasión llena de miedos, resistencia y tumulto. Éste es un emplazamiento común en los sanadores y terapeutas. Desde muy temprano en la vida, incluso durante la vida intrauterina o el nacimiento, es posible que hayas asumido el papel del sanador en lo que respecta a tu familia y tus amigos, y que esto se mantenga durante toda l…

Los Aspectos del Sol con la Luna y sus efectos.

El Sol y la Luna son los planetas más poderosos y los de mayor influencia en la personalidad y el destino del nativo, por ello los aspectos que forman entre sí son de una decisiva importancia dentro del tema natal. Además, esa importancia es mayor porque rigen principios y asuntos totalmente opuestos, tanto en la personalidad como en el destino: consciente e inconsciente, actividad y pasividad, lo objetivo y lo subjetivo, el impulso hacia el futuro y la tendencia a mirar el pasado, nuestro lado espiritual y nuestro lado animal e instintivo. Aparte de ésto, el Sol y la Luna también representa a los padres.
La Conjunción y el Paralelo: La unión o fusión de estas dos poderosas fuerzas está generalmente considerada como una posición potencialmente crítica o, cuando menos, de desequilibrio. Acentuará mucho las características del signo donde se encuentra, convirtiendo al nativo en un tipo casi "puro" de dicho signo. Estos nativos tienden a moverse por una sola finalidad, un so…

Juno. El Asteroide del Compromiso.

Juno es el principio de relación, el impulso y la forma que nos llevan a relacionarnos y a compartir, en una conexión simbiótica, constructiva y creativa, para el progreso, evolución y regeneración de los implicados. Juno representa el sentido de compromiso y responsabilidad ante la palabra dada y sobre todo ante la relación establecida. Juno consciente en ceder su independencia y en desarrollar la energía sexual, en una relación creativa, fiel, comprometida, lo que implica ineludiblemente una "muerte del ego" en el amor al otro. La manifestación de la energía sexual de Juno busca a través de una relación personal la vía para trascender la realidad material y progresar espiritualmente. De ahí que condicione los casos manifiestos en los que la conexión amorosa (el enamoramiento platónico o espiritual) antecede a la sexual, siendo ésta, complemento de aquella; son los casos de "virginidad para el matrimonio" (y tanto da que la virginidad "física" se haya …

Los Planetas Retrógrados.

En ocasiones los Planetas aparentan ir hacia atrás en la ecliptica como se puede apreciar en este video:



   Los planetas retrógrados desde una perspectiva astropsicológica representan funciones de la personalidad que operan de una manera interna, indirecta, subconsciente y demorada. Por lo general indican energías que no alentamos para que se expresaran externamente cuando éramos jóvenes y que, como resultado de esto, debemos desarrollar nosotros solos, a nuestro modo y en nuestro propio tiempo. Las personas tienen, en su mayoría, dos o tres planetas retrógrados; cero, uno o cuatro retrógrados es algo insólito pero no extraordinario. Las personas que no tienen retrógrados desarrollan la mayor parte de sus habilidades importantes en la vida a temprana edad y raras veces necesitan explorar su propio proceso psicológico. Las personas con cuatro o más planetas retrógrados suelen estar mal dispuestas hacia la sociedad y luchan más que la mayoría para encontrar su "hue…