jueves, 4 de octubre de 2018

Pholus o Folo en la Carta Natal.

    Hace días que empecé a escribir sobre los centauros. Al principio era un poco reacio pero la verdad es que resultan muy interesantes. Los centauros son el símbolo del hombre en su lucha con su parte animal, que va desde su cintura hacia sus pies, curiosamente. La parte animal, que muchos relacionan con nuestro cuerpo que sólo está interesada en sobrevivir y en reproducirse, para perpetuar la especie. Su parte superior, vale decir, torso, cabeza y brazos, más relacionada a la parte mental y espiritual del hombre y su interés en evolucionar como consciencia, de crear y trabajar hacia la superación del ego y la iluminación. Admito que también tiene algo que ver con todo esto el hecho de que mi signo solar es Sagitario.




  El origen de estos asteroides se cree que viene del hecho que a veces, Neptuno, Urano y Saturno, con su gravedad atraen elementos que se encuentran en el Cinturón de Kuiper, el otro cinturón de asteroides en los confines de nuestro sistema solar. Quirón descubierto en 1977 viaja entre Saturno y Urano en su viaje alrededor del Sol y completa un vuelta en 51 años aproximadamente. Folo y Nessus fueron descubiertos en 1992- 1993 respectivamente. Folo viaja entre Saturno y Neptuno y Nessus entre Saturno y Plutón. 

  Folo como Quirón era un centauro, pero a diferencia de éste, era mortal como la mayoría de los centauros. Ambos eran amigos de Hércules y los dos fueron heridos por una involuntaria flecha envenenada con la sangre de la Hidra, que se defendía de una trifulca que se había armado con los otros centauros más salvajes. Excepto que Quirón como era inmortal no murió por ello, pero cojeó hasta el final y Folo murió, pues era mortal.

  Folo también tenía otra diferencia, era hijo de Sileno, a su vez hijo de Pan, el dios mitad cabrito, mitad hombre y quien se creía que estaba siempre borracho y de una ninfa de los fresnos, Quirón era hijo de un Titán, Saturno y de la ninfa Filira, pero la mayoría de los otros centauros descendían de Ixión, padre de Centauro, a su vez padre de la mayoría de los centauros. La historia de su muerte viene a raíz de una gran comilona que Folo ofrece a Hércules, su amigo, cuando éste iba de camino a la caza del jabalí salvaje de Erimanto. Hércules pasaba por la cueva de Folo y decide visitar a su amigo que lo hagasaja con una gran comida. Folo guardaba en una tinaja de barro enterrada en la cueva, el vino sagrado, que Dionisio le había regalado, vino que pertenecía a todos los Centauros y que había sido guardado por generaciones. Ante el requerimiento de Hércules de abrir la tinaja, Folo se niega argumentando que si los otros centauros  perciben el aroma del mismo, se emborracharían y se volverían violentos. Pero el héroe insistió  y Folo finalmente cedió, sirviendo el vino a su amigo.

   Como os habréis imaginado, los centauros al sentir el aroma, se volvieron locos y comenzaron a atacar con piedras y palos y Hércules comienzo a repartir sus poderosas flechas envenenadas contra ellos. Desafortunadamente, una de ellas le da en la rodilla a Quirón que trataba de ayudar. Cuando la cosa se tranquilizó después de que muriesen muchos centauros y otros escapasen, Folo ayudó a Quirón y al tratar de quitar la flecha de su rodilla, se le cayó a él en el pie, y murió.

  Folo en su conexión con su viaje entre su perihelio alrededor de Saturno y con su aphelio alrededor de Neptuno, y como guardián del vino divino, nos habla de la cultura del uso de estupefacientes y alucinógenos, para escapar los límites de lo físico y lanzarse en busca de lo etéreo, lo inefable, lo divino. El vino que él guarda tan celosamente, como representante de aquello que nos embriaga, nuestras emociones, nuestros sentimientos, el bagaje familiar, la locura familiar que nos acosa  desde lo inconsciente, el material colectivo del que somos parte.

   Pero él era el guardián de este vino; del vino dionisiaco aunque también tiene que ver con las personas que están destinadas a concienciarse de la locura familiar,  a transcenderla, aquellas que tienen que sanar su árbol familiar tienen Folo en su Ascendente o en un aspecto muy cercano al Sol o la Luna. Estos pueden ser chamanes, curadores que utilizan diferentes formas de entrar en trance, que no necesariamente tienen que ser estupefacientes o sustancias enteogenas. Aunque la experiencia con sustancias, han sido a menudo una parte del viaje hacia la consciencia. Las adicciones son algunas de las locuras familiares transmitidas de generación en generación. El secreto del alcoholismo o la adicción al juego de un abuelo o un padre, son guardados secretamente, enterrados, como la tinaja que guardaba Folo, en lo más profundo del inconsciente familiar. Aquel o aquella con Folo potente en su carta astral, es el llamado a traer a la consciencia, los secretos familiares que solucionan su camino a la realización personal.

   Los tránsitos de Folo pueden coincidir con periodos cuando uno actúa como motivado por impulsos incomprensibles para nuestra parte racional,  como si algo reaccionase a energías que parecen no estar encarnadas, pero que tienen gran poder en nuestro comportamiento y temperamento. El impulso de buscar en lo más recóndito de nuestro ser, por una respuesta que nos permita darle forma (Saturno) a esos delirios (Neptuno) que nos invaden. Los artistas pueden dar rienda suelta a esto, si su trabajo se los permite. Dejar plasmado en una tela, esa locura incomprensible pero inspiradora, es extremadamente curador. Muchas personas que se largan a las constelaciones familiares también tienen  Folo prominente en sus cartas como su creador Bert Hellinger que nació con Folo en conjunción exacta con el Sol.

    Este es un tema que a mi me ha tocado muy de lleno. Aquí en mi carta se puede apreciar con una flecha roja donde tengo a Folo muy cerca del Medio Cielo, en una posición donde ejerce un papel dominante en zona de máxima de influencia de Gauguelin y en el signo de Acuario. Hijo de un enfermo alcohólico y sin embargo la situación del centauro en Acuario me ha ayudado a trascender la dificultad y a sanar mi árbol familiar a través de la religión -Acuario y casa IX- siguiendo una línea chamánica. Como sacerdote rúnico vitky asatru-odinista. Pagano en definitiva.



       Pero quisiera poner como ejemplo a una de las personas que más ha contribuido a divulgar el chamanismo. Carlos Castañeda.  Antropólogo y místico peruano nacionalizado más tarde como estadounidense, autor de "Las enseñanzas de Don Juan", 1968, "La realidad separada", 1971, "Cuentos de poder", 1974 y "Trilogía", 1974. Mientras estudiaba, pasó cinco años. en México como aprendiz de un hechicero indio yaqui. Llamados por algunos "el padre del movimiento de la Nueva Era", los libros de Castañeda establecen realidades alternativas y despertaron un gran interés en la Espiritualidad de la Nueva Era.

  Altamente solitario toda su vida, Castañeda siempre evitó el foco de atención. A pesar de que ganó millones de lectores en todo el mundo, sus diez libros continúan vendiéndose en 17 idiomas y una vez apareció en la portada de la revista Time, rara vez hablaba o aparecía en público, ni daba entrevistas.

Murió de cáncer de hígado el 27 de abril de 1998 en su casa de Los Ángeles, California.


    Curiosamente se puede apreciar la situación de Folo en su carta natal. En conjunción con su Sol en la casa XI. Sin duda pudo hacer amistad con muchos chamanes. También se observa que Folo está realizando un Gran Trígono de Fuego con su amigo Quirón el otro centauro que era divino e inmortal, también relacionado y con el místico Neptuno. Señalando así un trígono bastante espiritual. Que sin duda le permitió acceder a otras realidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© Blog de Segundo Ruiz, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena