Ir al contenido principal

Visión budista de Saturno en la casa segunda.

   Saturno en la casa segunda genera una actitud conservadora respecto de los bienes materiales. Se le da importancia al uso adecuado del mundo material. El individuo con esta colocación de Saturno tiene la capacidad para manejar bien sus asuntos materiales. Es conservador en sus inversiones al tomar decisiones seguras relativas al dinero y tiende a elegir una casa y muebles de buena calidad y factura. Un buen empleo para la gente con Saturno en esta casa es el de supervisor, por la responsabilidad que implica.

    Una actitud poco equilibrada propicia la doble interferencia de la avaricia y la arrogancia. Es parte del supuesto que la avaricia protege las pertenencias personales y que la arrogancia se genera en contra de las personas que no tienen éxito. Saturno puede ser demasiado crítico. La actitud positiva se manifiesta como la responsabilidad de ayudar a los demás, pues la compasión suaviza la áspera perspectiva de Saturno. Esta clase de compasión busca solución a las situaciones materiales difíciles. Cuando Saturno se mezcla con una actitud positiva, favorece la sabiduría profunda.


Comentarios