Ir al contenido principal

La Conjunción de Marte con Neptuno en la Carta Natal.

   La fusión del guerrero Marte con el místico Neptuno se parece a la forma que forman Marte y Júpiter, ya que también predispone a luchar por un ideal, ya que sea éste de carácter religioso, espiritual, social o artístico.

  La influencia de Marte transforma al espiritual y sensible Neptuno en un templario o un caballero andante. Y el nativo se identifica con los héroes legendarios o con el justiciero don Quijote, lanza enristre. Son visionarios que luchan por transformar sus sueños en realidad, personas que desean luchar y trabajar para ayudar a sus semejantes, a los marginados y desprotegidos, para salvarlos y redimirlos, ya que se identifican con ellos. En otros casos, ellos mismos serán quienes se sientan víctimas de injustas agresiones de la vida o de otras personas. También por la vinculación de Neptuno con el mar, lo vemos en marineros y en personas que luchan en la armada. Marte es un planeta guerrero, mientras que Neptuno potencia la intuición genial.

   Quienes nacen bajo esta combinación tienen un carácter romántico y a menudo una fuerte inclinación espiritual. La actividad o la lucha tienden a dirigirse hacia asuntos poco prácticos o poco mundanos. El hombre con este contacto luchará por asemejarse a un determinado ideal masculino, y la mujer buscará un homre que personifique ese ideal. Pero si la unión de estos planetas se da en individuos inferiores y aemás recibe malos aspectos, estos sujetos pueden seguir un  mal camino o dejarse arrastrar por los más sórdidos instintos y pasiones; pueden caer en la bebida o en la droga, vivir una existencia marginal o terminar en la cárcel. También existe el peligro de que adopten un comportamiento sadomasoquista, atrayéndose de forma inconsciente sus propias tribulaciones.

   Estas personas están llenas de proyectos, pero a veces quieren abarcar tanto, que finalmente se dispersan. Idealizan la fuerza y los valores masculinos y tratan de ofrecer ante los demás esa imágen, pero en realidad son personas en extremo sensibles, humanas y bondadosas, y su verdadera fuerza reside precisamente en esos valores que tratan de esconder o de los que querría renegar. Son también gente que tiene idealizado en alto grado el amor y la sexualidad, a la que conceden un carácter místico.

   Por poner un ejemplo, esta configuración la tenía el cantante John Lennon.

Carta Natal de John Lennon



Comentarios