domingo, 23 de marzo de 2014

Visión budista de los aspectos entre la Luna y Marte.

Conjunción:
La sensibilidad y la fuerza de voluntad se mezclan directamente. La empatía y la compasión no esperan para expresarse. El lado suave de la Luna tiende a perderse con la energía dinámica de Marte. El individuo responde rápidamente ante cualquier cosa que tenga que ver con las emociones. Los entornos negativos invocan emociones febriles e intensas. Los sentimientos se encienden y se expresan con demasiado ímpetu. Por el contrario, en un ambiente positivo los sentimientos se muestran de manera franca y directa. La vida emocional es dinámica y desinhibida.


Cuadratura:
La sensibilidad y la fuerza de voluntad se tensan una a la otra. Esta persona responde rápido a cualquier asunto emocional. Puede parecer brusco e impulsivo debido a la intensidad de sus sentimientos. La vida emocional es expresiva si se encuentra en un medio positivo y le da al individuo gusto por vivir. Las situaciones de tensión estimulan una respuesta defensiva. El individuo se vuelve hipersensible a las conductas dañinas o agresivas. Las meditaciones tranquilizadoras son de gran ayuda para controlar este aspecto porque crean un espacio entre la estimulación y la reacción.

Oposición:
La sensibilidad y la fuerza de voluntad se polarizan. La sensibilidad y la compasión se mueven en dirección contraria a la de la fuerza de voluntad y la capacidad. Esto motiva al individuo para que reaccione con fuerza cuando siente empatía. La persona entiende la experiencia emocional de otros pero actúa de forma brusca o impulsiva. Esta polaridad desequilibrada hace que la persona se agite y sature de actividades. Puede sentir compasión por otros pero no hace demasiado por ayudarlos. El lado activo y expresivo de Marte necesita calmar la respuesta a la estimulación emocional. La expresión equilibrada de este aspecto es el bodhisattva Vajrapani, quien representa poder, habilidad y capacidad en armonía con la actitud compasiva. Cualquier oposición tiene potencial para el equilibrio. Todo esto radica en la conciencia de uno mismo.




Sextil y Trígono
La sensibilidad y la fuerza de voluntad presentan un buen aspecto. La voluntad para actuar con sensibilidad está en armonía. Este es un aspecto favorable para un bodhisattva (un ser altruista), pues representa la compasión comprometida. Este término no se utiliza en el Budismo Hahayana para explicar que el individuo actúa con base a sus sentimientos compasivos. El aspecto armónico entre estos planetas no es agresivo ni altanero. Sentir compasión por alguien es hacer algo al respecto. La empatía tiene aquí un cauce natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© Blog de Astrología de Segundo Ruiz, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena