Ir al contenido principal

Visión budista de Júpiter en la casa novena.

   Júpiter en la casa novena estimula el gusto por las prácticas espirituales. Aun cuando la persona siguiera el camino del hinayana (liberación personal), la práctica espiritual se inserta en un formato positivo. Los individuos con Júpiter en esta casa manifiestan una actitud positiva hacia la vida.

   Aquí, el individuo con una visión estrecha tiende a evangelizar a los demás. La persona podría pensar que lo único que se necesita es entusiasmo y practicar su tipo particular de fe para tener éxito. Esta actitud refleja falta de sensibilidad, pues el entusiasmo no se equilibra con la sabiduría.

    Una actitud mejor enfocada está bien con su camino religioso. La flexibilidad en la enseñanza y en la práctica se facilita para quien tiene esta colocación de Júpiter. Este planeta propicia la apertura mental necesaria para trascender el dogmatismo.


Comentarios