Ir al contenido principal

Visión budista de Plutón en la casa quinta.

  Plutón en la casa quinta responde en un nivel profundo a los intereses personales. Hay ahí un poderoso énfasis en las creencias. Tener hijos genera una profunda respuesta emocional. Un ambiente negativo sirve como caldo de cultivo para la volubilidad y el desaliento. Como manifestaciones extremas del apego aparecen enfermedades o fijaciones negativas.

  Un entorno positivo estimula la persistencia en la fe y la buena voluntad. Con esta colocación de Plutón existe un amor sólido así como un potencial generoso de protección y cuidado. Si el individuo ve el sufrimiento en los niños, sentirá aflicción desde el fondo de su corazón. La asistencia a los enfermos o necesitados y los métodos holísticos de curación son buenas alternativas de trabajo para la persona con Plutón en la casa V. No sólo es la mente la que se dedica a curar, el cuerpo responde en un nivel profundo para ayudar a la curación de uno mismo y de los demás.


Comentarios