Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook

La Casa Séptima

   Se encuentra en paralelo y afinidad con Libra, Venus y el elemento aire. Ésta es la casa del Tú, opuesta a la primera, que es la casa del Yo. Por extensión, indica nuestra actitud hacia los demás y la relación de éstos, pero de forma más específica se relaciona con la pareja sentimental a la que nos unimos.

   Esta casa describe al cónyuge, sus rasgos y características, tanto físicos como psíquicos, así como su trayectoria vital. Así, por ejemplo, si el nativo tiene a Marte en esta casa es muy probable que su pareja sea Aries, o tenga a Marte muy destacado en su nacimiento.

Boda del Príncipe Felipe y Doña Letizia.

  Pero no sólo describe a la pareja, sino que también nos informa de cómo será nuestra relación con ella. Así, Venus augurará en este sector una convivencia feliz y llena de armonía, en cambio Marte podría sugerir lo contrario. Saturno avisa de que nuestra relación puede ser muy fría, e incluso infeliz; pero también es posible que elnativo se quede soltero o él mismo elija la soledad. Un signo dual en la casa séptima, como Géminis o Sagitario, indicará la posibilidad de que el nativo tenga más de una pareja o más de un matrimonio, o quizá que deba elegir entre dos personas a la hora de estabilizarse.

    Nos habla también de las uniones y asociaciones de trabajo, así como de los vínculos que se establecen mediante contratos. Describe a nuestros socios y cómo será la relación con ellos. Pero si Marte, Saturno o Urano se encuentran en ella es muy aconsejable que el nativo no se asocie con nadie o, de lo contrario, es casi seguro que va a tener problemas. Si quien está presente es Neptuno, hay mucho riesgo de que los socios lo engañen o traicionen. En cambio si es Júpiter el planeta ocupante, entonces el triunfo vendrá, precisamente, gracias a una asociación.

    Pero como esta casa nos habla de nuestra relación con el mundo, también hay que incluir en ella a los adversarios y enemigos declarados, así como los juicios y asuntos relacionados con la justicia. Por ello, cuando algún maléfico se encuentra en esta casa (especialmente Marte y Saturno y en ocasiones Urano o Plutón), es muy conveniente no meterse en juicios y, además es muy probable que el nativo tenga enemigos o que él mismo se los cree debido a su modo de relacionarse con los demás. Por el contrario, Júpiter favorecerá el éxito en los juicios, y las ganancias a través de ellos.

Juicio a Galileo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Taller de Astrología Financiera

Quirón en las Casas.

La Muerte en la Carta Natal