Ir al contenido principal

Resumen Astropsicológico de la Luna en los Signos del Zodíaco como Conducta Emocional.

   Aquí podemos ver la Luna como conducta emocional a través de los signos del Zodíaco que influirá directamente en la casa donde la Luna se sitúe en la carta natal e indirectamente en las casas que la Luna rija:

La Luna en Aries: Emocionalmente obstinado y autoabsorvido. La persona es valiente, afectuosa y sensible, la Luna en Aries exige gratificación instantánea, anhela admiración y le disgusta la autoridad.

La Luna en Tauro: Emocionalmente atrincherado. Es una persona fiel, posesiva y falta de imaginación, con hábitos arraigados y un poderoso instinto maternal, La Luna en Tauro anhela sentir seguridad y aborrece los cambios.

La Luna en Géminis: Emocionalmente acomodaticio e inestable. La persona es flexible, taciturna e intuitiva, la Luna en Géminis racionaliza los sentimientos, reprime las necesidades emocionales, le disgusta la rutina y hace varias cosas a la vez.

La Luna en Cáncer: Emocionalmente sensible. Persona empática, cariñosa, taciturna, posesisva, vulnerable e intensamente maternal o paternal, la Luna en Cáncer tiene una profunda necesidad de seguridad y se niega a liberar.

La Luna en Leo: Emocionalmente orgulloso. Persona generosa, confiada, dominante, juguetona y autoindulgente, la Luna en Leo necesita sentirse especial y no le gusta que le ignoren o desprecien.

La Luna en Virgo: Emocionalmente quisquilloso. Persona inhibida, autocrítica, altruista y carente de confianza, la Luna en Virgo analiza los sentimientos, posee integridad y necesita que le valoren por los servicios prestados.

La Luna en Libra: Emocionalmente dependiente. Persona pacífica, cortés, diplomática, emocionalmente deshonesta y crítica, a la Luna en Libra no le gusta la confrontación, trata de agradar a la gente y necesita una pareja.

La Luna en Escorpio: Emocionalmente intenso. Persona perspicaz, compulsiva, secreta, resentida y celosa, la Luna en Escorpio es capaz de autotransformarse, pero teme el rechazo y el abandono.

La Luna en Sagitario: Emocionalmente inquieto. Persona independiente, expresiva, libre de compromiso, cálida, aventurera e impulsiva, la Luna en Sagitario necesita libertad y le disgustan las personas necesitadas emocionalmente.

La Luna en Capricornio: Emocionalmente controlado. Persona confiada, diligente, fiable, amiga del deber o autoritaria e insegura, la Luna en Capricornio necesita controlar el entorno y la familia.

La Luna en Acuario: Emocionalmente imprevisible. Persona independiente, ajena a las convenciones, aislada y falta de compromiso, la Luna en Acuario prefiere la amistad a la intimidad.

La Luna en Piscis: Emocionalmente sensible y compasiva. Persona mentirosa, compasiva, receptiva, empática, imaginativa, poco fiable, inocente y autoindulgente, la Luna en Piscis tiene tendencia escapistas.


Rueda de Color de las Emociones, pulsarlo para verlo más grande.


Comentarios