Ir al contenido principal

Visión budista de la Luna en la casa 12.

   La Luna en la casa doce actúa sobre la sensibilidad inconscientemente. La persona puede responder a las situaciones emocionales de manera más dramática que otras. Los hombres y mujeres con esta ubicación quizá se sientan atraídos por situaciones que requieran compasión. Son capaces de llorar a escondidas antes de atreverse a ofrecer ayuda abiertamente. Los mueve la compasión pero no siempre entienden por qué.


    Esta colocación puede manifestarse como una experiencia de miedo y ansiedad. Si se medita a diario, disminuyen los efectos inconscientes de hipersensibilidad, y se conserva la sensibilidad sin que resulte abrumadora.


Comentarios