Ir al contenido principal

La Personalidad de Géminis

    Los siguientes rasgos de personalidad que voy a explicar a continuación, deben ser tenidos en cuenta especialmente si la persona ha nacido con el Sol o el Ascendente en Géminis y estarán reforzados a aminorados por los planetas Dominantes de la carta natal y por el Armónico que predomine.

    La figura de los jóvenes gemelos nos sugiere que estamos ante un signo de naturaleza más refinada que los anteriores, más racional o humana, no tan subordinadaa los instintos y las pasiones. Asímismo, los gemelos simbolizan el lado dual de la naturaleza humana, las polaridades o tendencias opuestas que es necesario integrar. Este signo se relaciona con la mente y el pensamiento, que tiene mucho de dual, ya que el propio cerebro cuenta con dos hemisferios, uno intuitivo y otro racional. Del mismo modo, todos tenemos una personalidad consciente y otra inconsciente.


  Géminis tiene mucho paralelismo con la pubertad y la adolescencia, por eso los gemelos que lo representan son figuras juveniles o infantiles. También al dios Hermes-Mercurio se lo representaba casi adolescente. Este período de la vida se caracteriza porque es la época del estudio, el aprendizaje, la comunicación, los viajes o la experimentación. Es un tiempo de máxima curiosidad intelectual y apertura al mundo. Paralelamente, es el momento de mayor inestabilidad emocional y afectiva, que es otro de los rasgos más característicos de este signo.



  Géminis pertenece al elemento aire, que simboliza mejor que ninguno el mundo del pensamiento y las ideas, que siempre fluyen con tanta abundancia en estos nativos. Tienen gran deseo de saber y de comunicarse, y poseen gran movilidad y dinamismo, tanto en el ámbito físico como en el intelectual. Su punto fuerte está en la inteligencia. Son muy listos, hábiles, despejados y astutos, saben caer de pie en todas las situaciones y son asimismo diplomáticos natos. Están dotados de una magnífica capacidad de expresión verbal y escrita, salen siempre vencedores, o al menos airosos, de toda clase de debates y polémicas.

     Por otra parte, es un signo mutable o dual, lo que alude a uno de sus defectos más famosos: la inestabilidad y la tendencia a dispersarse. Tienden a una vida de continuos cambios, tanto en el ámbito profesional y social como en el sentimental. Su psiquismo es muy complicado, lo que les lleva a caer fácilmente en la ansiedad y el nerviosismo. Son muy inquietos y polifacéticos y abordan muchas cosas al mismo tiempo. Todos estos rasgos han contribuido a crear la famosa leyenda de la "doble personalidad" de Géminis. Sin embargo, como contrapunto positivo, tienen gran flexibilidad mental y capacidad de adaptación, tanto a nuevas situaciones como a personas. No quieren atarse a nada ni a nadie y están predispuestos a llevar una vida nómada o bohemia que en muchas ocasiones puede dispersar sus mejores energías y ensombrecer sus logros.

    El planeta Mercurio rige este signo, con el que se encuentra en más profunda afinidad y sintonía, tanto en sus cualidades como en sus defectos, igual que lo está también con el dios grecorromano del mismo nombre. Estos nativos sobresalen por sus facultades intelectuales concretas. Muchas veces tienden a tomarse la vida alegremente, con cierta ligereza o superficialidad; son extremadamente sociables y extrovertidos, no saben nunca estar solos y necesitan constantemente compañía. Pero tras su excelente capacidad para comunicarse se esconde un carácter frío y calculador, que sabe manejar las emociones mejor que nadie. En ellos, la cabeza predomina sobre el corazón, aunque a menudo su enorme habilidad les lleva a aparentar lo contrario.


  Por el contrario, Júpiter, el planeta de las altas especulaciones filosóficas y espirituales, se encuentra exiliado en Géminis, que es un signo de naturaleza escéptica y sentido práctico. Estos nativos viven el presente y se interesan mucho más por las realidades concretas y los asuntos de este mundo que por el ámbito espiritual.

   Entre sus mayores defectos está que pueden ser mentirosos y charlatanes, y muchas veces no distinguen la realidad de sus fantasías. Asimismo, tras su aspecto inocente puede esconderse un ser marcadamente egoísta y materialista, un vividor que se aprovecha de los demás o los utililiza para sus fines. En los peores casos pueden ser hábiles ladrones y estafadores.

    Físicamente suelen ser delgados o espigados, de gran movilidad y expresividad. A menudo aparentan menos edad de la que tienen. Predomina en ellos el sistema nervioso, y suelen ser de temperamento nervioso o sanguíneo. Tenemos dos ejemplos en Errol Flynn y Clint Eastwood.
  


Comentarios

  1. felicitaciones uno de los mejores blogs de astrologia y de esos no hay muchos... para guia y consulta diaria. muy preciso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.