Ir al contenido principal

Mi visión de la Astrología Tradicional Predictiva.

  En los últimos años se han traducido  una  serie  de importantes textos astrológicos antiguos y medievales. La exposición, la traducción y la labor docente de Robert Zoller, Robert Hand,  Robert  Schmidt,  John Frawley,  Deborah  Houlding,  Sue  Ward,  James  H.  Holden,  David Pingree,  Charles  Burnett,  Tito Maciá entre otros  han  hecho  claro  que  la  verdadera tradición  de la astrología occidental sea conocida. Nos han demostrado que  es  más  rica  y  más  vasta  de  lo  que  pensabamos. La astrología tradicional tiene   una   gran   sofisticación   y   potentes   técnicas predictivas - mucho más eficaces que lo que la astrología moderna ha creado y transmitido a finales del siglo XIX y XX. Esta se ha orientado hacia un enfoque más psicológico, en el cual la predicción se ha ido dejando de lado, incluso despreciando.




  El interés por la astrología se ha incrementado los últimos años y se ha puesto de moda como parte del movimiento de la Nueva Era.  Pero la sutileza y complejidad matemática de la astrología tradicional choca con la vaguedad de la astrología moderna, que realiza unas interpretaciones  desordenadas, una enorme dependencia de la mitología, afirmaciones psicológicas superficiales de tal modo que el astrólogo moderno termina practicando una especie de psicología barata en la cual aplica asociaciones subjetivas de los símbolos. Es difícil obtener información concreta, utilizando dicha astrología  con su orientación psicológica, es más, ni siquiera está interesada en la predicción. Algunos de sus máximos exponentes señalan que esa no es su finalidad. Al final el astrólogo moderno se queda en un mera coach psicológico. Estos astrólogos pueden encontrar clientes en un entorno alternativo quizá. No obstante, la gente normal, corriente de cada día cuando va a un astrólogo lo que espera es que el astrólogo le haga predicciones y no un psicoanálisis barato.

  La Astrología tradicional occidental es un arte predictivo. Se cree que el universo está en general organizado por "lo racional" en última instancia, los factores identificados con Dios, y que se caracteriza como los siete planetas tradicionales a la vez como causa y que anuncian los cambios en ella. Los trabajos más tradicionales se concentran en esta parte práctica de la astrología El conocimiento de estos factores en nuestra vida tiene un propósito moral que afecta a la felicidad y al bienestar.

  El conocimiento que nos proporciona la astrología tradicional predictiva nos ayuda a entender quiénes somos y por qué actuamos de determinada manera, así que podemos tomar mayor conciencia de nosotros mismos y aceptar nuestros defectos sin sentimientos de culpa, no obstante también nos apoya para que aprovechemos nuestros talentos e intereses. Esto nos ayuda a prepararnos para los males de la vida y con prudencia anticiparnos a los bienes tradicionales (como el dinero y el éxito). También nos recuerda nuestras limitaciones, y nos mantiene honestos y humildes. Esto de la humildad es importante, ya que la astrología moderna psicológica, siguiendo la tendencia del mundo postmoderno, ensalza demasiado el ego de las personas con su visión excesivamente positiva de todo. En mi opinión, esta es una de las cosas más nocivas de dicha astrología. Me parece un desprecio hacia el sufrimiento de las personas. La vida es dual, lo bueno y malo forma parte de ella. Negarlo me parece poco maduro. 

 Sin embargo, la astrología tradicional también aborda este tema desde u na perspectiva espiritual. Por un lado, una predicción precisa hace que podamos ver al mundo como totalmente impregnado y organizado por la razón divina, Dios que lo sostiene todo.

Astra Regum Homines, Sed Deus Regit Astra
Los Astros Rigen a los Hombres, Pero Dios Rige a los Astros.

   Por otra parte nos suministra conocimiento, de todas las funciones de los planetas en la creación y la destrucción de las cosas del mundo para cambiar nuestra visión de lo que es verdaderamente bueno y malo -en otras palabras, podemos superar las nociones comunes del bien y del mal-, y encontrar la calma y el reposo. En cierta forma la astrología tradicional tiene una naturaleza bastante estoica. Por último, hay técnicas astrológicas que, si se combinan con prácticas esotéricas alquímicas, nos permite ganar más acceso directo a aquellos aspectos de nosotros mismos trascendentes, elevados del ser y nos permiten canalizar mejor nuestras energías. Dios ha creado un guión para nosotros, pero nosotros somos los intérpretes. Los artistas y nuestra interpretación puede ser buena o puede ser mala. Existe el falso concepto de que la astrología tradicional es fatalista, pero eso no es así. Es cierto que no podemos cambiar nuestro destino, el guión que Dios ha creado para nosotros. Para poder cambiar nuestro destino tendríamos que ser dioses y actúar en el mundo de las causas. Pero si podemos fluir mejor dentro de él. Podemos ayudarnos con técnicas alquimicas como la gemoastrología para canalizar mejor la energía planetaria y hacer que el Plan que Dios estableció para nosotros, se cumpla de la mejor forma posible. Así es como nos puede ayudar la astrología tradicional.

Astra regunt homines; sapiens dominabitur astris et poterit notis cautior esse malis
Los Astros Rigen a los hombres, Pero el Sabio podrá dominar las estrellas y ser más cauteloso con los males conocidos.

Dedico este artículo a todos mis alumnas-os. Pasados, presentes y futuros.


Comentarios