Ir al contenido principal

Cuando Júpiter es Planeta Dominante en la Carta Natal.

 Júpiter es un planeta masculino, cálido y húmedo. Rige Sagitario y Piscis y está exaltado en Cáncer. Tiene su exilio en Géminis y Virgo y su caída en Capricornio.


  Está considerado como el más benéfico o afortunado de los planetas. Su influencia propicia la riqueza, el éxito, el prestigio y la elevación social, y favorece los honores y reconocimientos. Asimismo, atrae la ayuda de la suerte y el apoyo de personas importantes. Todo esto se corresponde con una personalidad sensual, optimista, llena de esperanza, benevolente y abierta al mundo. A los regidos por Júpiter los mueven elevados ideales sociales, políticos y espirituales.

 Su destino suele ser muy afortunado, nacen con buena estrella y están protegidos frente a las desgracias. Es un planeta que favorece el triunfo profesional y material. Podemos encontrar gente de Júpiter en las altas esferas de la sociedad y en altos cargos de la administración o la banca, así como entre empresarios, jueces, abogados, senadores, parlamentarios, catedráticos de universidad, príncipes de la Iglesia, alcaldes y profesionales liberales, en la plutocracia en general y entre los patricios de la sociedad.

  Pero cuando Júpiter es dominante y está severamente debilitado y afligido, el destino de sus nativos estará muy oscurecido o será desafortunado, plagado de obstáculos e infortunios. Asimismo dará una personalidad mezquina y pesimista, carente de ideales y valores espirituales.

  Entre las cualidades jupiterianas destacan: la bondad, el optimismo, la esperanza, la nobleza, la generosidad, el altruismo, la filantropía, la grandeza de alma, el idealismo y la espiritualidad. Es un planeta que confiere honorabilidad, respetabilidad, lealtad, virtud, integridad, amor por la paz y tolerancia, y que favorece la moralidad y la sabiduría. Los jupiterianos suelen ser cordiales, alegres, conciliadores, humanistas y piadosos.

 Cuando está en mal estado cósmico, por el contrario, pueden ser hipócritas, simuladores, santurrones, orgullosos, prepotentes, megalómanos, sensuales y jactanciosos.  También pueden ser vanidosos, pomposos, ostentosos, ceremoniosos, fanfarrones y exagerados, y tener una ambición sin límites o un optimismo ciego carente de base que con frecuencia los lleva al desastre.

El intelecto jupiteriano acentúa mucho las facultades abstractas y de generalizaciones y desarrolla aptitudes filosóficas y espirituales, así como los ideales y las altas especulaciones trascendentes. Sus nativos nacen para ser guías de otras personas, por lo que tienen una gran capacidad para dirigir, administrar y organizar. Su visión suele ser optimista y esperanzada, favorecedora del orden, la armonía, la templanza y el equilibrio entre mente y corazón.

  En el amor tienen un gran parecido con el legendario Zeus olímpico, ya que por un lado son notablemente sensuales y aventureros, pero al mismo tiempo buscan una unión ventajosa y respetable socialmente. Sus instintos son poderosos pero están armonizados o subordinados al lado superior y espiritual de su personalidad.

  Físicamente, Júpiter rige el hígado, los pulmones y la circulación arterial, así como las enfermedades y problemas que afectan a estas zonas: plétora, excesos, obesidad y gota.

  De constitución grande y ancha, fuerte y vital y de temperamento sanguíneo, los jupiterianos son en general de rasgos redondeados, ojos grandes y claros, tez rosada y pelo castaño con tendencia a la calvicie. Su aspecto exterior es jovial, benevolente, bondadoso, paternalista, patriarcal o pontifical.

    Dejo aquí el siguiente enlace donde enseño como descubrir los Dominantes de una carta natal:

http://blogdesegundoruiz.blogspot.com.es/2011/07/los-dominantes-en-la-carta-natal.html


Comentarios