Ir al contenido principal

Visión budista de Neptuno en la décima casa.

   Neptuno en la décima casa estimula el idealismo. La persona tiene una visión espiritual de sus metas. Esta colocación deja de lado las consideraciones materiales, pues lo que más le importa es el ideal.

   Una mentalidad poco práctica carece de dirección. El individuo no tiene motivación para su crecimiento personal, pierde perspectiva y vaga de una meta a otra, debido, en parte, a la falta de claridad e individualidad. Neptuno propicia visiones, lo importante es saber cómo aplicarlas o ignorarlas.

   Una actitud equilibrada implica una visión expansiva de la vida. La persona lucha por objetivos que son bastante amplios en perspectiva. Su necesidad de logros materiales no es demasiado grande, aunque tiene bastante éxito en este rubro, lo que valida su postura ante la vida. Esta posición impulsa al individuo hacia objetivos espirituales o idealistas.


Comentarios