Ir al contenido principal

Visión budista de Júpiter en la tercera casa.

    Júpiter en la tercera casa asume el aprendizaje de las situaciones con entusiasmo. Si se tiene a Júpiter en esta ubicación el interés por un tema se vuelve excitante. Si se mezclan la flexibilidad y la versatilidad con el conocimiento se crean influencias positivas. Sin embargo, si el individuo vive esta posición de manera torpe, la persona tratará de lograr el dominio de demasiadas habilidades. Puede repartirse en muchas áreas sin ser capaz de profundizar en ninguna. Una actitud positiva se interesa por los temas que inspiran esperanza y una visión profunda y amplia de la vida. El entusiasmo educativo se extiende de forma natural a quienes rodean esta persona. Y si se trata de un instructor, será capaz de atraer muchos seguidores y discípulos.


Comentarios