Ir al contenido principal

Visión budista de Venus en la casa sexta.

    Venus en la sexta influye en el trabajo y las actividades que involucran un componente sensual. por lo general, los individuos con esta posición de Venus buscan empleos que estimulen sus puertas perceptivas. Un buen ejemplo es la terapia de masaje porque implica contacto físico. Si el trabajo elegido no expresa sensualidad, la persona podría echar mano de la coquetería porque tiene el deseo de mostrar afecto.
    Venus se relaciona con la satisfacción y la plenitud. Su situación en la sexta casa estimula a la persona espiritual para que vea el trabajo como una fuente de logros y de placer. La persona puede buscar empleos que impliquen contacto con otros para expresar su carácter pintoresco. Las labores que involucran alguna de las puertas de la percepción resultan atractivas, como las relacionadas con el diseño, la forma, el color, la música y las artes culinarias y las actividades físicas, incluidas la danza y las terapias relacionadas con el cuerpo.







Comentarios