Ir al contenido principal

Visión budista de Marte en la casa tercera.

    Marte en la tercera casa favorece la combinación de las habilidades del aprendizaje y la disciplina. Si un curso de estudio se presenta de manera estructurada y metódica, el individuo obtendrá el conocimiento pronto. Marte estimula la productividad cuando las metas se definen con claridad. Las actividades físicas y artes marciales como el aikido y el taichi son excelentes compañeros para las personas con Marte en la casa tercera.


    Un mal enfoque de la energía de Marte en la tercera casa genera discusiones y confrontaciones con los instructores. La relación con el maestro desempeña un papel principal en la manera en que Marte influye sobre el individuo. Las tendencias agresivas y la frustración se manifiestan en el salón de clases si la persona no siente respeto por su profesor. El instructor que tiene una forma prudente de exigir respeto trabaja mejor con quienes tienen a Marte en esta casa.

    Un buen enfoque espiritual asegura la capacidad y disciplina para ayudar a los demás. Esa sensación de confianza puede extenderse a todas las acciones. La disciplina empleada con sabiduría beneficia a Marte en esta casa. El estudiante con esta posición de Marte es capaz de procesar una enorme cantidad de conocimientos si el profesor lo sabe motivar, lo que a su vez puede inspirar a otros.

Comentarios