Ir al contenido principal

Venus desde la astrología budista.

   Venus estimula la respuesta sensual al medio que nos rodea. Es la vista, oído, olfato, gusto y tacto que responden a los estímulos de forma, sonido, olor, sabor y textura que poseen los objetos sensibles. Venus identifica el área astrológica donde uno experimenta placer, satisfacción y plenitud. Por último, Venus se relaciona con los afectos, pues se muestran a través de la puerta sensible del cuerpo.



    Para entender dónde se encuentra la satisfacción profunda, lo mejor es considerar el lugar de Venus en la cata. Si se localiza en el hemisferio inferior -por debajo del horizonte-, por lo general quiere decir que la satisfacción tiende a ser más personal. Cuando se halla en el hemisferio superior, la satisfacción proviene del trabajo en el mundo y con los demás.

    El budismo mahayana tiene una visión única sobre las cualidades de sensualidad y atracción de Venus. Varios linajes espirituales lanzan una luz negativa sobre la sensualidad y el sexo. Los consideran una distracción que debe evitarse. Para algunos individuos es importante suprimir el afecto físico, pues tienen muy poca capacidad para manejar sus emociones sexuales. En este caso una solución es evitar la sexualidad.

   Los practicantes espirituales poseen capacidades personales muy variadas y para ellos todas las experiencias son terreno para la transformación. Si tienen fuertes sentimientos físicos, tratar de suprimirlos puede causarles una distracción mayor que intentar funcionar bien con ellos. El objetivo del amor y la atracción es compartir los sentimientos y el placer. Claro que algunos individuos se comportan de manera licenciosa, pero para la mayoría de la gente el amor físico es una experiencia compartida. La motivación del Budismo mahayana de beneficiar a los demás ofrece opciones para transformar los rasgos confusos de estas atracción.

   Si un individuo en verdad desea hacer un bien a otros seres, como lo hace un bodhisattva, puede aplicar esta actitud altruista incluso en sus encuentros amorosos. Dar placer es una ofrenda que tiene una faceta relativa y una absoluta. en el plano relativo, uno puede ayudar a otros a estar contentos, cómodos y satisfechos. Esto puede incluir hacer muy bien el amor.

    Los budistas consideramos que las ofrendas tienen un aspecto de lo absoluto. Lo absoluto no es una entidad externa, sino la consideración de la naturaleza última de la realidad. Esto puede manifestarse como una relación sabia y reflexiva con otro ser. Entre más sabiduría inteligente se aporte a una relación, más se benefician ambas personas. Todos los fenómenos están interconectados; por tanto, es posible hacer del amor un medio para comprender la conectividad. Si el afecto se basa en una actitud torpe, entonces se crean problemas. Éstas pueden ser las señales que indiquen áreas donde se requiere crecimiento personal. El Budismo mahayana ofrece posibilidades constructivas para aplicarlas en cualquier área de la vida.

    En los tiempos de Buda había un joven rico que dedicaba su tiempo a los placeres sensuales. Una vez, durante un día de campo con algunas mujeres, él encontró a Buda, que meditaba debajo de un árbol. El muchacho quedó muy conmovido por su presencia y le pidió que le explicara algunas de sus enseñanzas. Buda comprendió la afición de ese chico por la sensualidad y decidió no mencionar la Primera Noble Verdad del sufrimiento. En cambio, le habló de los placeres de los reinos superiores. Buda se centró el en reino de los dioses o Devas y en el placer tan elevado que existe ahí. El joven preguntó cómo podía ir a uno de esos reinos, y Buda le respondió que con la meditación.

    Motivado por la fuerte inspiración de alcanzar un bienestar superior al que conocía, el hombre meditó con suma diligencia. Logró un estado elevado de conciencia y fue capaz de acceder al reino de los Devas. Ahí experimentó profundos placeres. Tiempo después, Buda se volvió a encontrar con este hombre y le preguntó sobre su experiencia de meditación. El hombre estaba extasiado con sus nuevas habilidades y el poder de su mente. Entonces Buda le explicó la verdadera naturaleza de la existencia. Gracias a su capacidad meditativa, el muchacho pudo comprender la vacuidad de la pura búsqueda del placer y ensanchó sus horizontes. El afecto que él había experimentado con anterioridad se transformó en un amor cariñoso hacia los demás. Ese cambio de actitud hizo de él un famoso mastro de meditación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quirón en las Casas.

Tu Quirón en la Primera Casa Si Quirón está en tu primera casa, los comienzos pueden ser difíciles. O bien te precipitas a empezar algo, o te quedas vacilando -e incluso puedes enfermar- con tal de no tomar decisiones; también es probable que te derrumbes en las mismas puertas de lo que parecía una fase nueva e interesante de tu vida. Por detrás de ello encontramos con frecuencia que tu vivencia física del nacimiento ha sido especialmente significativa o traumática; puede haber alguna incapacidad real, una herida o un trauma físico que tengas que afrontar, a partir de entonces, cada «nacimiento», cada comienzo de un nuevo ciclo vital, puede ser una ocasión llena de miedos, resistencia y tumulto. Éste es un emplazamiento común en los sanadores y terapeutas. Desde muy temprano en la vida, incluso durante la vida intrauterina o el nacimiento, es posible que hayas asumido el papel del sanador en lo que respecta a tu familia y tus amigos, y que esto se mantenga durante toda l…

Los Aspectos del Sol con la Luna y sus efectos.

El Sol y la Luna son los planetas más poderosos y los de mayor influencia en la personalidad y el destino del nativo, por ello los aspectos que forman entre sí son de una decisiva importancia dentro del tema natal. Además, esa importancia es mayor porque rigen principios y asuntos totalmente opuestos, tanto en la personalidad como en el destino: consciente e inconsciente, actividad y pasividad, lo objetivo y lo subjetivo, el impulso hacia el futuro y la tendencia a mirar el pasado, nuestro lado espiritual y nuestro lado animal e instintivo. Aparte de ésto, el Sol y la Luna también representa a los padres.
La Conjunción y el Paralelo: La unión o fusión de estas dos poderosas fuerzas está generalmente considerada como una posición potencialmente crítica o, cuando menos, de desequilibrio. Acentuará mucho las características del signo donde se encuentra, convirtiendo al nativo en un tipo casi "puro" de dicho signo. Estos nativos tienden a moverse por una sola finalidad, un so…

Juno. El Asteroide del Compromiso.

Juno es el principio de relación, el impulso y la forma que nos llevan a relacionarnos y a compartir, en una conexión simbiótica, constructiva y creativa, para el progreso, evolución y regeneración de los implicados. Juno representa el sentido de compromiso y responsabilidad ante la palabra dada y sobre todo ante la relación establecida. Juno consciente en ceder su independencia y en desarrollar la energía sexual, en una relación creativa, fiel, comprometida, lo que implica ineludiblemente una "muerte del ego" en el amor al otro. La manifestación de la energía sexual de Juno busca a través de una relación personal la vía para trascender la realidad material y progresar espiritualmente. De ahí que condicione los casos manifiestos en los que la conexión amorosa (el enamoramiento platónico o espiritual) antecede a la sexual, siendo ésta, complemento de aquella; son los casos de "virginidad para el matrimonio" (y tanto da que la virginidad "física" se haya …

Los Planetas Retrógrados.

En ocasiones los Planetas aparentan ir hacia atrás en la ecliptica como se puede apreciar en este video:



   Los planetas retrógrados desde una perspectiva astropsicológica representan funciones de la personalidad que operan de una manera interna, indirecta, subconsciente y demorada. Por lo general indican energías que no alentamos para que se expresaran externamente cuando éramos jóvenes y que, como resultado de esto, debemos desarrollar nosotros solos, a nuestro modo y en nuestro propio tiempo. Las personas tienen, en su mayoría, dos o tres planetas retrógrados; cero, uno o cuatro retrógrados es algo insólito pero no extraordinario. Las personas que no tienen retrógrados desarrollan la mayor parte de sus habilidades importantes en la vida a temprana edad y raras veces necesitan explorar su propio proceso psicológico. Las personas con cuatro o más planetas retrógrados suelen estar mal dispuestas hacia la sociedad y luchan más que la mayoría para encontrar su "hue…