Ir al contenido principal

El Regente de la casa V en las Doce Casas.

El Regente de la casa V en la casa I: El sujeto tendrá hijos afectuosos que le respetarán, o bien se aficionará a los juegos, los deportes, las especulaciones, a veces para su perjuicio.

El Regente de la casa V en la casa II: Fortuna aumentada o disminuida por los hijos, el juego, las especulaciones o la explotación de teatros u otros lugares de diversión.

El Regente de la casa V en la casa III: Viajes motivados para o por los hijos, o bien para la obtención de dinero o valores.

El Regente de la casa V en la casa IV: Los hijos se beneficiarán tranquilamente de la herencia de sus padres tras un pacífico reparto.

El Regente de la casa V en la casa V: Hijos bien constituidos, prudentes, afortunados y felices. Esta posición planetaria indica también que el sujeto sentirá  bastante inclinación por los juegos y las diversiones y que triunfará en operaciones de bolsa.

El Regente de la casa V en la casa VI: Los hijos serán trabajadores pero causarán muchos sinsabores al sujeto, quien verá su salud alterada a consecuencia de estos problemas.

El Regente de la casa V en la casa VII: Discordia entre el sujeto y sus hijos, procesos elevados por especulaciones y despilfarros. Uno se casa con una persona que quiere tras un periodo de noviazgo.

El Regente de la casa V en la casa VIII: Los hijos tendrán una salud delicada o correrán grandes peligros.

El Regente de la casa V en la casa IX: A los hijos les gustará instruirse, viajar o abrazar la religión.

El Regente de la casa V en la casa X: Honor o descrédito -dependiendo del estado cósmico del planeta-  por los hijos o por las especulaciones, o bien por explotación de establecimientos públicos destinados a diversión o casas de juegos.

El Regente de la casa V en la casa XI: Estrecha relación afectuosa entre el sujeto y sus hijos.

El Regente de la casa V en la casa XII: Pequeño número de hijos que causarán a los padres muchos problemas; enfermedades motivados por abuso de diversiones.


Comentarios