Ir al contenido principal

La depresión y sus tipologías

    La clasificación de las enfermedades mentales es una tarea muy compleja porque se realiza a través de los síntomas de cada una, pero muchas de ellas tienen síntomas parecidos o iguales. La delimitación entre algunas enfermedades mentales deviene un problema y, aveces, sólo es cuestión de criterio. La moderna clasificación de las depresiones aclara algo más en este campo y establece dos grandes grupos: las depresiones primarias y las depresiones secundarias.

Depresiones primarias

    Se dividen en unipolares y bipolares. La depresión bipolar suele alternar fases de normalidad (que pueden durar muchos años) con fases depresivas, pero también es posible que la depresión aparezca únicamente una vez en la vida. También se denominan depresiones reactivas porque surgen a una presión o situación de estrés. La depresión bipolar o maníaco-depresiva alterna fases de normalidad, de euforia y disforia, sucesivamente.

Depresiones secundarias

   Siempre acompañan a otras alteraciones somáticas o psicológicas principales. Estas depresiones forman parte de los síntomas de la esquizofrenia, la adicción al alcohol, las fobias, cáncer, alteraciones de tiroides, etc.

    Otro tipo de clasificación distingue las depresiones psicóticas de las neuróticas. Las depresiones psicóticas difieren fundamentalmente de las neuróticas en los síntomas propios de trastornos psicóticos: delirios, alucinaciones, pérdida de consciencia de la realidad y absoluta incapacidad de reaccionar.

Depresiones psicóticas

    Incluyen las propias de la maníaco-depresión y de la esquizofrenia. El primer brote de maníaco-depresión suele ocurrir durante la juventud. En las fases de euforia hay hiperactividad, se habla con rapidez, se necesita dormir poco, se tienen pensamientos rápidos, la autoestima se valora por encima de lo normal... En cambio, durante la fase depresiva ocurre todo lo contrario: baja autoestima, inactividad, aislamiento, tristeza... Las fases depresivas tienen un altísimo riesgo de suicidio.

   En la película Mr. Jones, Richard Gere representa a una persona maníaco-depresiva.


    En cuanto a la esquizofrenia, la depresión puede aparecer en dos momentos: antes de que surja el primer brote o después de una crisis. También tiene un alto riesgo de suicidio.

Depresiones neuróticas

    Estas depresiones presentan síntomas ansiolíticos. Algunos trastornos de ansiedad provocan depresión, por lo que primero será necesario distinguir si el enfermo tiene algún tipo de ansiedad (estrés, fatiga, ataques de pánico, fobias, comportamiento obsesivo-compulsivo, histeria) o bien se trata de una depresión reactiva o reaccional.

Depresión reaccional

   Es la más común y fácil de curar, y puede prevenirse. La depresión reaccional surge en respuesta a una excesiva presión emocional, a un choque psicológico motivado por un acontecimiento concreto o a un cúmulo de sucesos negativos que producen tristeza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quirón en las Casas.

Tu Quirón en la Primera Casa Si Quirón está en tu primera casa, los comienzos pueden ser difíciles. O bien te precipitas a empezar algo, o te quedas vacilando -e incluso puedes enfermar- con tal de no tomar decisiones; también es probable que te derrumbes en las mismas puertas de lo que parecía una fase nueva e interesante de tu vida. Por detrás de ello encontramos con frecuencia que tu vivencia física del nacimiento ha sido especialmente significativa o traumática; puede haber alguna incapacidad real, una herida o un trauma físico que tengas que afrontar, a partir de entonces, cada «nacimiento», cada comienzo de un nuevo ciclo vital, puede ser una ocasión llena de miedos, resistencia y tumulto. Éste es un emplazamiento común en los sanadores y terapeutas. Desde muy temprano en la vida, incluso durante la vida intrauterina o el nacimiento, es posible que hayas asumido el papel del sanador en lo que respecta a tu familia y tus amigos, y que esto se mantenga durante toda l…

Los Aspectos del Sol con la Luna y sus efectos.

El Sol y la Luna son los planetas más poderosos y los de mayor influencia en la personalidad y el destino del nativo, por ello los aspectos que forman entre sí son de una decisiva importancia dentro del tema natal. Además, esa importancia es mayor porque rigen principios y asuntos totalmente opuestos, tanto en la personalidad como en el destino: consciente e inconsciente, actividad y pasividad, lo objetivo y lo subjetivo, el impulso hacia el futuro y la tendencia a mirar el pasado, nuestro lado espiritual y nuestro lado animal e instintivo. Aparte de ésto, el Sol y la Luna también representa a los padres.
La Conjunción y el Paralelo: La unión o fusión de estas dos poderosas fuerzas está generalmente considerada como una posición potencialmente crítica o, cuando menos, de desequilibrio. Acentuará mucho las características del signo donde se encuentra, convirtiendo al nativo en un tipo casi "puro" de dicho signo. Estos nativos tienden a moverse por una sola finalidad, un so…

Juno. El Asteroide del Compromiso.

Juno es el principio de relación, el impulso y la forma que nos llevan a relacionarnos y a compartir, en una conexión simbiótica, constructiva y creativa, para el progreso, evolución y regeneración de los implicados. Juno representa el sentido de compromiso y responsabilidad ante la palabra dada y sobre todo ante la relación establecida. Juno consciente en ceder su independencia y en desarrollar la energía sexual, en una relación creativa, fiel, comprometida, lo que implica ineludiblemente una "muerte del ego" en el amor al otro. La manifestación de la energía sexual de Juno busca a través de una relación personal la vía para trascender la realidad material y progresar espiritualmente. De ahí que condicione los casos manifiestos en los que la conexión amorosa (el enamoramiento platónico o espiritual) antecede a la sexual, siendo ésta, complemento de aquella; son los casos de "virginidad para el matrimonio" (y tanto da que la virginidad "física" se haya …