Ir al contenido principal

La ayuda de la familia en la depresión

    Como bien sabéis los que seguis mi blog. A veces me escapo un poco de la astrología para escribir de otros temas que considero importantes. Me gusta compartir la información que tengo, si pienso que puede ser útil a los demás. Por eso he escrito algunos artículos de psicología donde hablo de la depresión. Hoy quisiera referirme a la familia y a su papel en éste problema.



     Si la familia no es la causa u origen de la depresión del enfermo, será de gran ayuda para su curación. El afectado se siente culpable de molestar y angustiar a sus familiares con su enfermedad, y es normal que expresa antes sus sentimientos al terapeuta (o a cualquier desconocido) que a un familiar, puesto que se siente más libre para expresar sus angustias y temores.

     Muchas veces la familia no sabe que hacer para ayudar a su miembro enfermo. Aquí voy a ofrecer una serie de consejos que suelen dar los médicos:

  • En las depresiones mayores, no animar a salir al enfermo o a realizar actividades que no le apetecen.
  • No poner en duda que está realmente enfermo.
  • Demostrarle afecto y que se le quiere ayudar.
  •  No hacerle sentir más culpable con reproches del tipo "lo tienes todo, ¿de qué te quejas?", "tienes que ser valiente" o "anímate y deja de mortificarte".
  • Si expresa ideas de suicidio, no asustarse ni argumentarle la idea. Constituye un síntoma de su desesperación y es preferible buscar ayuda especializada lo antes posible.
  • Respetar las prescripciones médicas y no decir al enfermo que los antidepresivos van a producirle adicción. Al principio, los enfermos se resisten a tomar  la medicación porque se piensan que se están drogando, pero cuando ya se han acostumbrado, se resisten a dejarja no porque sean adictos, sino porque temen su propia recaída. Para que esto no ocurra, una vez el enfermo se esté recuperando, continuará tomando la mitad o dos tercios de su medicación habitual durante algunos meses más.
  • Evitar que el enfermo tome decisiones importantes respecto a su patrimonio, su trabajo o su vida. Es probable que, una vez se haya recuperado, se arrepienta de las decisiones tomadas durante el estado de ánimo depresivo.

Comentarios