Ir al contenido principal

Psicología Analítica de Jung: La Construcción del Anima/Animus.

    Más profundamente sumida en el inconsciente, la imagen del anima/animus es aprehendida ante todo a través de la disminución de la proyecciones. Ella aparece sólo después de este primer distanciamiento en las mismas circunstancias que cualquier otra manifestación del inconsciente: los sueños, los fantasmas, las figuras literarias o mitológicas... Se trata siempre de un personaje femenino en el hombre y masculino en la mujer. Su aspecto no recuerda a nadie en especial: nunca se trata de la imagen de una persona de los círculos del que sueña. Tal imagen retorna regularmente en la vida onírica, con un carácter, un rostro y un comportamiento que le son propios. Es portadora de una intensidad numinosa, es decir, de un valor emocional y afectivo correspondiente a lo sagrado.

   La construcción de la representación inicial del anima es realizada a partir de tres factores:

- La relación entre el hijo y su madre, tal como ha sido realmente vivida.
- La relación entre el hijo y la imagen materna; es decir, el conjunto de las imágenes interiorizadas, ligados a lo vivido subjetivamente, correspondiente a lo emocional.
-La relación entre el hijo y la mujer que es su madre; es decir, la relación con el conjunto de lo consciente, el incosciente y lo vivido con relación a la madre como mujer y no ya como madre; a lo que se añade la relación entre el hijo y el anima de su padre.

    La construcción de la representación inicial del animus se basa de manera idéntica en la relación entre la madre y la hija y su padre, así como en la relación entre la hija y el animus de su madre.

     De este modo, el padre y la madre, en su realidad inmediata, no se hallan en el origen de la diferenciación sexual, sino que otorgan una figura individual y única a unos esquemas ya existentes, contenidos en el inconsciente colectivo. La triangulación edípica no se entiende más que teniendo en cuenta la masculinidad  inconsciente de la madre y la femineidad inconsciente del padre.

     En el seno de la matriz arquetípica, debido a la importancia de lo vivido subjetivamente y a la relación entre inconscientes, dos niños de igual sexo que tuvieran los mismos padres no poseerán la misma interpretación.

     Esta representación inicial habrá de constituir la matriz de las primeras fijaciones afectivas. Más tarde, todos los encuentros femeninos o masculinos, del tipo que fueren, van a modificarla y, en consecuencia, modificarán el tipo de personajes del otro sexo del cual es susceptible de encontrar. Esto es lo que constituye esa facultad de evolución y de transformación que todo ser humano posee en sí.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Quirón en las Casas.

Tu Quirón en la Primera Casa Si Quirón está en tu primera casa, los comienzos pueden ser difíciles. O bien te precipitas a empezar algo, o te quedas vacilando -e incluso puedes enfermar- con tal de no tomar decisiones; también es probable que te derrumbes en las mismas puertas de lo que parecía una fase nueva e interesante de tu vida. Por detrás de ello encontramos con frecuencia que tu vivencia física del nacimiento ha sido especialmente significativa o traumática; puede haber alguna incapacidad real, una herida o un trauma físico que tengas que afrontar, a partir de entonces, cada «nacimiento», cada comienzo de un nuevo ciclo vital, puede ser una ocasión llena de miedos, resistencia y tumulto. Éste es un emplazamiento común en los sanadores y terapeutas. Desde muy temprano en la vida, incluso durante la vida intrauterina o el nacimiento, es posible que hayas asumido el papel del sanador en lo que respecta a tu familia y tus amigos, y que esto se mantenga durante toda l…

Los Aspectos del Sol con la Luna y sus efectos.

El Sol y la Luna son los planetas más poderosos y los de mayor influencia en la personalidad y el destino del nativo, por ello los aspectos que forman entre sí son de una decisiva importancia dentro del tema natal. Además, esa importancia es mayor porque rigen principios y asuntos totalmente opuestos, tanto en la personalidad como en el destino: consciente e inconsciente, actividad y pasividad, lo objetivo y lo subjetivo, el impulso hacia el futuro y la tendencia a mirar el pasado, nuestro lado espiritual y nuestro lado animal e instintivo. Aparte de ésto, el Sol y la Luna también representa a los padres.
La Conjunción y el Paralelo: La unión o fusión de estas dos poderosas fuerzas está generalmente considerada como una posición potencialmente crítica o, cuando menos, de desequilibrio. Acentuará mucho las características del signo donde se encuentra, convirtiendo al nativo en un tipo casi "puro" de dicho signo. Estos nativos tienden a moverse por una sola finalidad, un so…

Juno. El Asteroide del Compromiso.

Juno es el principio de relación, el impulso y la forma que nos llevan a relacionarnos y a compartir, en una conexión simbiótica, constructiva y creativa, para el progreso, evolución y regeneración de los implicados. Juno representa el sentido de compromiso y responsabilidad ante la palabra dada y sobre todo ante la relación establecida. Juno consciente en ceder su independencia y en desarrollar la energía sexual, en una relación creativa, fiel, comprometida, lo que implica ineludiblemente una "muerte del ego" en el amor al otro. La manifestación de la energía sexual de Juno busca a través de una relación personal la vía para trascender la realidad material y progresar espiritualmente. De ahí que condicione los casos manifiestos en los que la conexión amorosa (el enamoramiento platónico o espiritual) antecede a la sexual, siendo ésta, complemento de aquella; son los casos de "virginidad para el matrimonio" (y tanto da que la virginidad "física" se haya …

Los Planetas Retrógrados.

En ocasiones los Planetas aparentan ir hacia atrás en la ecliptica como se puede apreciar en este video:



   Los planetas retrógrados desde una perspectiva astropsicológica representan funciones de la personalidad que operan de una manera interna, indirecta, subconsciente y demorada. Por lo general indican energías que no alentamos para que se expresaran externamente cuando éramos jóvenes y que, como resultado de esto, debemos desarrollar nosotros solos, a nuestro modo y en nuestro propio tiempo. Las personas tienen, en su mayoría, dos o tres planetas retrógrados; cero, uno o cuatro retrógrados es algo insólito pero no extraordinario. Las personas que no tienen retrógrados desarrollan la mayor parte de sus habilidades importantes en la vida a temprana edad y raras veces necesitan explorar su propio proceso psicológico. Las personas con cuatro o más planetas retrógrados suelen estar mal dispuestas hacia la sociedad y luchan más que la mayoría para encontrar su "hue…