Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook

Mercurio en casa VI

   Con Mercurio en la casa VI, las enfermedades de carácter pasajero afectarán a órganos y zonas corporales regidas por Mercurio, que serán las partes más débiles o delicadas del cuerpo, como pulmones y bronquios, brazos y manos, intestinos y, sobre todo, el sistema nervioso, que puede ser el más perjudicado debido al agotamiento o el estrés. También existe la posibilidad de sufrir afecciones de la vista o algún defecto en el lenguaje.

    Es una posición muy buena para el trabajo, el servicio y las responsabilidades, en especial para desempeñar labores que requieren una gran minuciosidad, detalle, observación o especialización. Dado que estimula la capacidad de análisis y el adiestramiento en toda clase de técnicas, proporciona habilidad para trabajar con ordenadores y toda clase de máquinas electrónicas, sobre todo las más complicadas o tecnificadas, cuyo manejo requiere gran inteligencia, observación y un carácter muy meticuloso. Es una excelente posición asimismo para médicos y personas que trabajan en el ramo de la salud, aunque también es muy favorable para las tareas de carácter burocrático. 

   Estas personas tienen tendencia a dejarse arrastrar por frecuentes angustias y preocupaciones relacionadas con el trabajo y la salud, suelen ser de carácter hipocondríaco, o sufrir tensiones e impaciencias que perjudican el sistema nervioso y son causa de neurosis u obsesiones. Tienen predisposición a la movilidad o inestabilidad profesional y a los cambios de trabajo. Por otro lado, los servidores y colabores de estos nativos serán muy listos y hábiles, pero si el planeta está afligido existe peligro de que sean mentirosos o estafadores.

   Un ejemplo del campo de la medicina podría poner el del Doctor Carl Gustav Jung, psiquiatra y psicoanalista.

Carta Natal de Carl Gustav Jung
      Otro ejemplo, en otro orden de cosas. La carta del presidente Obama. Además tiene a Mercurio afligido en la casa VI, no  debería fiarse de sus empleados.

Carta Natal de Barack Obama

Comentarios