domingo, 8 de mayo de 2011

Neptuno en Sagitario

  Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco; Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, el estudio de estos planetas no se puede abordar del mismo modo que hemos hecho con los anteriores, y que, en este caso, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

  Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes.

  Solo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

   Neptuno paso por Sagitario entre 1971 y 1984 y lo más característico de esos añsos fue el gran giro conservador que se produjo en el ámbito mundial, con la llegada al poder de Ronald Reagan en Estados Unidos o de Margaret Thatcher en Inglaterra. También sucedió lo mismo en el ámbito espiritual, con la elección del papa Juan Pablo II, líder carismático y viajero, y la llegada al poder del ayatolah Jomeini en Irán.


  
    En España tuvo lugar el final del franquismo y la transición a la democracia.



   En esos años florecieron numerosas supersticiones, sectas y cultos religiosos fantasiosos, junto a muchos ocultistas, videntes y falsos profetas, o también la corriente espiritual conocida como "Nueva Era", New Age, con su predisposición a creer en santos, en ángeles o en maestros iniciados que nos ayudan. No obstante, también se produjeron grandes avances científicos y astronómicos.

   La generación marcada por este tránsito se caracteriza por un gran idealismo, un deseo de saber, de conocer el mundo y otras culturas. De naturaleza aventurera y soñadora, los nativos de esta generación tienen grandes apiraciones espirituales y universales, pero también una mayor tendencia a construir castillos en el aire. Tienden a lo místico pero a la vez a un mayor confusionismo espiritual. Ilusionados, pueden lanzarse a la aventura, aunque a menudo sin un objetivo claro, o sin un sentido verdaderamente definido de la vida. Suelen verse atraídos por grandes utopías y por especulaciones fantásticas. Esa posición favorece la intuición y el deseo de trascender las limitaciones de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© Blog de Astrología de Segundo Ruiz, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena