Ir al contenido principal

Urano en Tauro

   Los planetas más lejanos en su tránsito por los signos del Zodíaco; Urano, Neptuno y Plutón. Al ser los más alejados de la Tierra, su movimiento aparente es extremadamente lento, de forma que el más rápido, Urano, tarda unos siete años en transitar solamente por un signo y 84 en dar la vuelta al Zodíaco. Neptuno tarda casi 14 en transitar cada signo y cerca de 166 años en dar la vuelta completa. Finalmente, el alejadísimo Plutón, de órbita irregular, puede llegar a tardar, en algunos casos, hasta casi 30 años en pasar por un solo signo y casi 247 en hacerlo por todo el Zodíaco. Debido a esta gran lentitud, el estudio de estos planetas no se puede abordar del mismo modo que hemos hecho con los anteriores, y que, en este caso, sus efectos se aprecian mucho más en el ámbito histórico o generacional que en el plano individual.

 
  Para ver mucho más claramente la influencia de estos planetas en el ámbito individual hay que estudiar su posición en las casas más que en los signos zodiacales, aunque al transitar por éstos marcan determinados periodos de la historia que tienen una características comunes. 

 
  Solo en aquellas personas que tengan alguno de estos planetas ascendiendo o culminando, o formando una conjunción o en estrecho aspecto con el Sol, la Luna o el planeta regente de la carta, se podrán manifestar los efectos de estos tránsitos de modo individual y concreto y en algunas ocasiones en muy alto grado.

   Urano estuvo anteriormente en Tauro entre 1935 y 1942, una época terrible marcada por la guerra civil española y el comienzo de la segunda guerra mundial. Es una posición mala para Urano, ya que existe una total falta de sintonía entre el planeta y el signo, que realmente son dos fuerzas completamente conservadoras y revolucionarias, y llama la atención que los niños que nacieron entre 1935 y 1942 sean los que luego llevaron a cabo las grandes revoluciones y avances de los años sesenta, especialmente en el ámbito político, artístico y sexual. La generación nacida con esta posición abrirá nuevos caminos y realizará avances o reformas en el ámbito de los asuntos más mundanos o materiales, ya sea en el terreno políticoi o económico (Napoleón, el Rey Juan Carlos I), o también en el arte (Beethoven, John Lennon, Bob Dylan, Woody Allen) o, finalmente en el ámbito del amor y la sexualidad (Beethoven, John Lennon, Brigitte Bardot, Jane Fonda). No obstante es una posición que también refuerza o radicaliza la tendencia a la obstinación, la testarudez o las ideas fijas, pese a que impulsa avances, reformas o revoluciones en el ámbito de la economía o las finanzas y el nacimiento de tendencias filantrópicas o humanitarias en estos ámbios. Favorece especialmente una gran creatividad y talento en el terreno artístico y musical. De un modo u otro, los cimientos materiales sobre los que se asienta la sociedad se tambalean.

   Un ejemplo muy bueno de Urano en Tauro es la del diseñador Giorgio Armani, que lo tiene conjunto con el Medio Cielo y por tanto le influye mucho en su profesión.

Carta Natal de Giorgio Armani
   

 

Comentarios