Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook

Astrologías Predictiva y Psicológica

  La Astrología Psicológica forma parte de una escuela de astrología centrada en el ser humano, que se asienta en las bases de la astrología tradicional, pero reformula antiguos conceptos y se enriquece con las aportaciones de la psicología analítica y transpersonal. Para la astrología psicológica la finalidad del trabajo astrológico consiste en entender el individuo desde dentro a fin de descubrir cuáles son sus potencialidades innatas y colaborar en su proceso de autoconocimiento y evolución personal.

  Existe evidentemente diferencias entre la astrología psicológica y la astrología predictiva. Y fijaros que digo astrología predictiva y no astrología tradicional. Pues hoy en día existen técnicas modernas, como por ejemplo los Armónicos que pueden ser enfocados tanto desde un punto de vista psicológico como desde un punto de vista predictivo. También existen ciertas diferencias teóricas de enfoque.

  La Astrología Predictiva en general considera que existe una influencia real de los planetas sobre las personas, cree que existe una relación causa-efecto entre las configuraciones planetarias y los acontecimientos terrestres. Se enfoca la astrología de manera científica como si fuera una ciencia natural. Esto hace que la comunidad científica clasifique a la astrología como pseudociencia -una cosa que parece ciencia pero no lo es- y genera un gran debate. Este enfoque en España está ampliamente difundido, pues los astrólogos españoles tenemos una gran tradición predictiva y todavía recordamos cuando se estudiaba astrología en la universidad. Las ideas de Demetrio Santos , el trabajo de rescate de nuestra tradición por parte de Tito Maciá y la Escuela de Traductores de Sirventa, los estudios de astrología clásica y posterior actualización y puesta al día de sus técnicas por parte de astrólogos como Sergio Revilla, Adela Ferrer, Pepa Sánchis, Mariano Aladren y otros muchos han contribuido a que en España exista una escuela predictiva muy seria y muy buena. Enriquecida con las técnicas armónicas descubiertas por el matemático Miguel García Ferrández. Lo bueno es que gracias a Internet y a la acción divulgativa de Tito Maciá y otros astrólogos españoles, ésta corriente ha llegado también a latinoamérica.

   La Astrología Psicológica, sin embargo, no tiene como finalidad predecir. Está enfocada al autoconocimiento y el asesoramiento psicológico. El realizar predicciones acertadas es lo de menos e incluso considera que no es posible predecir acertadamente y si es posible que no es útil para el desarrollo de la persona. Esta corriente astrológica no considera que exista una relación causal entre las configuraciones planetarias y los acontecimientos terrestres. Se considera que existe, eso si, una correspondencia, es decir una relación simbólica. La Astrología desde este enfoque más que ciencia, se convierte en un lenguaje simbólico. Este tipo de astrología replantea los conceptos astrológicos tradicionales y se ayuda del psicoanálisis y de la psicología transpersonal. Sin embargo, no todos los que la practican están formados en psicología. Ésta corriente astrológica se ha popularizado mucho, gracias a autores como Dane Rudhyar, Stephen Arroyo, Liz Greene, etc.

   La vida me ha ofrecido la oportunidad de poder estudiar ambas corrientes y he notado que existe un conflicto entre sus partidarios y a veces bastante incomprensión. Por un lado he visto que muchos astrólogos predictivos desprecian la astrología psicológica por considerarla muy nueva y por no valorar  o realizar un trabajo predictivo. Consideran que la predicción es el trabajo fundamental del astrólogo y que ese es su rol. Por otro lado he visto que los partidarios de la astrología psicológica, desprecian a las personas que se esfuerzan en realizar predicciones acertadas y además consideran erróneamente que la astrología predictiva es determinista. Este error está ampliamente difundido, incluso por astrólogos de la talla de Stephen Arroyo y yo considero que se debe al desconocimiento que éstos tienen de la astrología clásica. Tito Maciá, uno de los máximos exponentes mundiales de la astrología predictiva, nos enseña de manos de un clásico como Abraham Ben Ezrá en su octava razón que esto no es así, cosa que ya expliqué en un blog titulado Los Juicios Generales Anulan los particulares.

   Dicho esto, yo me beneficio de ambas corrientes astrológicas y las practico. No obstante, no tienen la misma metodología, por tanto no usan las mismas técnicas. Lo importante es ser conscientes de la finalidad que tiene cada una. Evidentemente, la astrología psicológica me ha ayudado mucho a descubrir mi potencial y a desarrollarlo. De esta forma la astrología se convierte en una excelente herramienta de meditación e introspección. Mi labor como profesor de astrología psicológica, también me ha demostrado que de la misma manera le ha sido útil a otras personas. El software astrológico que normalmente uso cuando practico astrología psicológica es el programa Astroworld que es especialmente útil por la claridad y manejabilidad de sus gráficos. La Astrología Predictiva me resulta especialmente útil para entender las tendencias que se abren paso y me ha permitido prevenir momentos críticos y otros favorables, previniendome de unos y aprovechándome de los otros. Especialmente en su rama de Astrología Mundial, me ha permitido comprender las corrientes colectivas de mi país y de otros países con los que tengo cierta afinidad. De esta forma también he podido ayudar a otras personas y una cosa es cierta. En España al menos, la imagen que se tiene de un astrólogo es la del astrólogo predictivo, no la del astrólogo psicológico. Pues las personas no están preparadas ni acostumbradas a acudir a un astrólogo en busca de consejo psicológico o espiritual. En general, las personas que acuden al astrólogo lo hacen buscando predicciones y solo una minoría de personas que están metidas en el "mundillo new age" o que están relacionadas con el desarrollo personal, el yoga, el tai-chi o cualquier otra forma de meditación se interesan por la astrología psicológica. De modo que si una persona desea vivir de la astrología, lo tiene más fácil dedicándose a la astrología predictiva que dedicándose a la astrología psicológica. Por supuesto, que me refiero a las personas que se anuncian como astrólogos, no a las que ejercen la psicología clínica y practican la astrología psicológica.

  Espero que mi testimonio sirva para que las personas vean la riqueza de posibilidades que tiene la práctica astrológica e invito a que el amante de la astrología practique la rama que más le sirva, sin prejuicios.

   
   

Comentarios