Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook

El Amor y la Felicidad en la Carta Natal. Tercera Parte.

   La casa séptima es una de las zonas más importantes de la carta natal, ya que nos habla de las uniones y del matrimonio de la persona. Pero hay algo que es necesario puntualizar: este sector astrológico nos informa de con quien nos vamos a casar, no de si vamos a ser felices. Eso último dependerá del signo o los planetas que se encuentren situados en dicha casa, o de los aspectos que reciba. A veces alguien puede ser muy feliz con una relación al margen del matrimonio, o que no llega nunca a estabilizarse. Por el contrario, otras personas pasan gran parte de su vida solitarias o infelices hasta que por fin encuentran a la persona de su vida, con la que se casan y tienen una unión fecunda y feliz.

   En las doce casas astrológicas, amor y matrimonio no son lo mismo, aunque pueden serlo. La casa quinta influye sobre los amores así como la séptima lo hace sobre las uniones, y en algunas ocasiones trata de dos asuntos que van por senderos muy distintos.


  La máxima garantía de que el nativo se casará con la persona que ama, la tendremos cuando Venus se encuentre en la casa séptima. Cuando se da está circunstancia, el amor y el destino coinciden y la persona se casará por amor, como le sucedio a la reina Isabel la Católica o al actor Francisco Rabal.

   Pero si es Saturno el que se halla en esa casa, entonces la persona se verá abocada a la soledad, la soltería o la viudez. Y si se casa, el matrimonio puede ser muy desafortunado, e incluso llegar a causarle la desgracia o la ruina si el planeta está muy afligido. El rey español Felipe II nació con Saturno angular en la casa séptima y es uno de los ejemplos más evidendentes de esta posición. Se caso cuatro veces y las cuatro enviudó, pasando casi los últimos veinte años de su vida en soledad. Además, era un hombre introvertido y vivía de forma austera, casi como un monje.





   Si la persona tiene el Parte del Infortunio en la casa séptima, también es posible que se case con una persona muy desafortunada o con muchos problemas y eso puede perjudicarle su felicidad indirectamente. Como ejemplo puedo poner el caso de Adolfo Suárez que fue presidente del gobierno y su mujer murió de Cáncer tras varias operaciones.



   Lo contrario sucederá si son el Sol, Júpiter o la Parte de la Fortuna los que ocupan la casa séptima. Dependiendo de cómo tenga su carta natal, la persona podrá ser feliz o no, pero de lo que no cabe duda es de que tendrá la posibilidad de casarse con una persona especialmente brillante, importante, rica o famosa. Tenemos un ejemplo muy claro en la carta natal de la Princesa Letizia, que tiene el Sol en ese sector. Nacida de una familia humilde y trabajadora, el destino la llevó a casarse con el Príncipe Felipe y a ser la futura reina de España. Esta es la carta natal de la Princesa Letizia.




    Si el regente de la casa séptima se encuentra en la segunda casa, es probable que la persona se case con una persona adinerada, ya sea por amor o por interés, según el estado cósmico de los planetas. Si el regente de la séptima se halla en la sexta, entonces se casará con una persona con la que trabaja o es su subordinada. Pero si el regente de la séptima está en la quinta, entonces se casará por amor, o no se casará.

   Si la casa séptima está severamente afligida y ocupada por planetas maléficos, pero todo el resto de la carta se encuentra en buen estado cósmico, especialmente Venus y la casa quinta, entonces la persona puede llegar a ser muy feliz, aunque no en el matrimonio.

   Por el contrario, si el nativo tiene una casa séptima magnífica, ocupada por el Sol y Júpiter, pero con todo el resto de la carta natal muy afligido, en especial Venus, la casa quinta y los planetas relacionados con el amor, entonces podrá tener un matrimonio muy afortunado que le encumbrará socialmente, aunque en realidad su vida íntima será muy infeliz.

   Cuando la casa séptima está ocupada por signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio y Acuario) habrá un único e importante matrimonio a lo largo de la vida, ya sea para bien o para mal. En cambio, si la ocupan signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis), entonces podría haber dos uniones o matrimonios, o la persona tendrá que elegir entre dos personas a la hora de casarse. La inestabilidad será mayor si está ocupada por Géminis y Sagitario.

   Por otra parte también conviene observar la casa octava. Esta casa tiene un fuerte vínculo con la vida sexual y las relaciones de la persona. El signo o planeta que la ocupe nos dará unas indicaciones muy precisas de cómo vive o entiende el nativo la vida sexual, así como sus inclinaciones y gustos más íntimos.

   Un planeta benéfico en ese sector, favorecerá la realización de todo ello y propiciará una vida sexual abundante y feliz, entre otras cosas porque aumentará el atractivo del nativo y al mismo tiempo le dará una mentalidad abierta y optimista en el ámbito sexual. Recordemos al gran escritor inglés Oscar Wilde, nacido con Júpiter en este sector, que en plena época victoriana no sólo no se avergonzó de sus tendencias homosexuales, sino que opinaba que la mejor forma de quitarse la tentación era cumplirla.

   Por el contrario, Saturno en octava dificulta la realización sexual e inclina al celibato, motivado a menudo este último por fuertes escrúpulos de carácter religioso, rigorista o moralista, lo que además suele ir acompañado de frigidez o impotencia en el plano físico. Lo cierto es que es una posición muy habitual entre los santos y ascetas, como podemos ver en la carta de santa Teresa de Jesús, entre otros muchos, cuya carta podéis ver aquí:




    Urano indica tendencias contrarias o distintas a las que sigue la mayoría de la gente en el ámbito sexual, mientras que Neptuno favorecería más bien la sublimación de las pasiones por elevados motivos espirituales. También se tiene una visión muy idealizada de las relaciones íntimas que puede ocasionar decepciones si Neptuno está mal aspectado y si está bien aspectado la persona puede dar rienda suelta a su fantasía sexual, haciendola muy creativa al respecto.

   La casa cuarta será, finalmente, el último elemento de entre los más importantes, y se relacionaría con el ámbito de los sentimientos. Esta casa tiene que ver con la vida familiar y hogareña del nativo y, por extensión, con su vida íntima en general. También establece una fuerte conexión con los padres, y, en particular con la madre. Por ello, su examen no puede dejarse de lado a la hora de estudiar todo lo relacionado con la vida amorosa.

   Una persona que tenga excelentes posiciones para el amor, pero una casa cuarta llena de maléficos y severamente afligida, corre mucho peligro de no ser feliz en su vida íntima y en el hogar, aunque consiga casarse con la persona que ama. Algo parecido le ocurrió al gran Nostradamus, que nació con los maléficos Saturno y Marte en dicho sector y, a pesar de los conocimientos que tenía el astrólogo, médico y vidente, tuvo que ver morir a su mujer y sus hijos a causa de la peste. 

   Sin embargo, el papa Juan XXIII tenía a Neptuno y a Júpiter en esa casa, lo que indicaba tanto que su vida íntima estaba presidida por la más sincera espiritualidad, como la influencia que sus padres debieron  de tener en ello.

  Bueno espero que estas breves orientaciones, ayuden a las personas que están empezando a estudiar astrología predictiva.

Comentarios

  1. Martha Cecilia Obregon Fernandezmiércoles, enero 26, 2011

    Es interesante Segundo..sabes que estudio esta ciencia tan maravillosa, y pienso que saturno en casa 7 pero acompañado del punto de fortuna, nos indica que a medida que la persona madura esto será benéfico al correr el tiempo y que si alcanzará la felicidad en el matrimonio ya tardio?

    ResponderEliminar
  2. En caso de que Saturno esté bien aspectado podría ser. No obstante, si está afligido lo dudo. No creo que la Parte de la Fortuna lo anule. Aunque puede significar que dentro de lo malo la persona encuentre algo valioso o enriquecedor.

    ResponderEliminar
  3. Hola Sr. Ruiz
    y qué pasa si no hay planeta alguno en estas casas que usted menciona?

    Gracias, saludos cordiales,
    Karina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este artículo lo he hecho para ayudar a encontrar una carta los marcadores de la felicidad y el amor. Aunque a veces también hago referencia a desgracias, especialmente en el caso de los planetas maléficos. Evidentemente si no se encuentran estos marcadores, entonces no hay tanta tendencia a la felicidad y el amor.

      Eliminar
  4. Que interesante, me encanta este artículo. Comienzo en astrología y me interesa mucho, tendré tu blog como referente.

    En el artículo pones, por ejemplo, cosas como "En cambio, si la ocupan signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis), entonces podría haber dos uniones o matrimonios, o la persona tendrá que elegir entre dos personas a la hora de casarse." o "Pero si el regente de la séptima está en la quinta, entonces se casará por amor, o no se casará." ¿Como saber cuál de las opciones es en una carta astral concreta? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada parte de la carta debe ser interpretada teniendo en cuenta el marco dentro del cual se encuentra englobada y considerar los planetas dominantes.

      Eliminar
  5. Muy interesante!
    Una duda: ¿en caso de tener a venus en la casa 7 pero sin aspectos? Tenía entendido que un planeta sin aspectos no es algo muy favorable.
    Gracias por todos los artículos! Su blog me ha ayudado bastante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le invito a buscar dentro del blog, un artículo referente a los planetas ferales.

      Eliminar
  6. Yo no tengo nada en casa 7, nada. Y efectivamente, estoy más sola que una ostra, no soy feliz y no se vislumbra en mi vida ni una sola esperanza de hallar amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo tampoco tengo nada en la 7. También estoy sin pareja y me encantaría tener una buena pareja. ¡Ains!. Muy bueno tu blog Segundo, mis felicitaciones !.

      Eliminar
    2. En la cúspide de la casa 7 o 5 debe estar un Signo,debes buscar su regente . Ejemplo Capricornio regente Saturno.

      Eliminar
  7. Yo tengo la luna y plutón en Escorpio casa 7 y la llorona soy yo y siempre me dejan

    ResponderEliminar
  8. Hola, tengo en mi carta natal varios de los aspectos que mencionas en tu articulo. Tengo a venus en la séptima casa al inicio de esta en geminis y en mi casa 5 tengo en conjunción al sol y a júpiter. La verdad no me importa la idea del matrimonio y si fuera por mi ni me casara. Solo hasta este momento de mi vida me está interesando tener pareja. El resto de mi vida la he pasado solo porque no sentía la necesidad de tener una relación de pareja. Vamos a ver si termino encontrando a alguien que realmente me guste. Por cierto para que te hagas una idea mas completa de mi, soy tauro con ascendente en sagitario. Gracias por el articulo.

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo y muy bien redactado para las personas que no tienen el placer de conocerla tan a fondo y así interesarse más por el tema, muy bueno el blog Segundo

    ResponderEliminar
  10. Hola Yo tengo venus en casa 7 y el signo que esta ahi es Tauro!!. Soy sol en Cancer, luna en Leo y ascendente en Escorpio.

    ResponderEliminar
  11. Mi hijo tiene saturno en casa 4 y estoy muy preocupada por ello. :(

    ResponderEliminar
  12. Tengo el regente de c7 (Neptuno) en c4 en Capricornio junto con Saturno y Urano (regente de c5 ) haciendo oposición al Sol en Cáncer en c10. Tengo una separación ,debo resignarme mejor a estar sola ?:(

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En este blog no ofrezco interpretaciones gratis. Para poder juzgar una carta natal se debe analizar las dignidades esenciales y accidentales de los planetas, determinar también los dominantes. . Todo esto conlleva un trabajo.