Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook Sígueme en Facebook

La Personalidad y el Aspecto Externo en Astrología Tradicional.

 Aunque practiquemos astrología predictiva la personalidad de un individuo sigue teniendo interés. Aunque no pretendamos usar la astrología como terapia y solo pretendamos realizar un pronóstico acertado acerca de la vida de la persona.

   Muchas de las descripciones que expondré en este blog acerca de la posición de los planetas por signo, casa y aspectos están extraidas del libro de Astrología de Julio Antonio López. No obstante, aunque el describe muy bien la posición de los planetas por signos, casas y aspectos,  pone unos ejemplos que no me parecen acertados, pues muchos de los datos de los personajes a los que se refiere no coinciden con los datos que  yo he podido averiguar. De modo, que pondré mis propios ejemplos. Unas veces coincidirán con los suyos y otras no.

 Tanto la personalidad como el aspecto externo, al igual que otras muchas cosas, no dependen en exclusiva de ningún planeta o signo determinado, sino que son resultado de todo el conjunto de influencias que componen la carta natal. La síntesis de todas ellas la constituye el propio nativo, con sus rasgos yu peculiaridades. Se trata de algo fundamental que siempre se debería tener en cuenta, ya que en muchas ocasiones, debido a los muchos elementos aislados que la astrología ha de considerar (planetas, signos, aspectos, etc.), cuando se quiere estudiar un determinado mapa natal, se tiende más a fijarse en el árbol que en el bosque.

  Sin embargo sí es cierto que existen algunos elementos del horóscopo que, por su importancia, influyen decisivamente tanto en la personalidad como en la imagen externa del nativo. Vamos a ve cuales son:

  El grado zodiacal que sale por el este en el momento de nacimiento. Tanto el signo que está ascendiendo como el planeta o los planetas que salen por el horizonte, si los hubiere, serán los que adquieran mayor importancia a la hora de escribir tanto la personalidad como el aspecto externo. Ahora bien, en este caso, nos estamos refiriendo a la personalidad que mostramos a los ojos del mundo, no al auténtico Yo espiritual de la persona. Esto es algo que es preciso dejar muy claro. Sin embargo, si una persona nace cuando el Sol sale por el horizonte, en ese caso si exteriorizará su auténtica personalidad, y se mostrará al exterior tal como es por dentro, ya que en este caso en que el Sol se encuentra en la casa I, la influencia solar se fundirá con la del ascendente.

  Se podría decir, salvando las distancias, que el Ascendente es algo así como nuestro signo terrenal o mundano, mientras que el signo solar es el qeu influye sobre nuestro espíritu o Yo Superior. Pero la influencia del ascendente, así como la de los planetas que salen por el horizonte, es tan importante que a veces puede llegar a modificar sustancialmente el auténtico Yo del nativo, que viene definido por el signo solar y sus aspectos.

  Un ejemplo muy ilustrativo es el del almirante inglés Horacio Nelson, que nos venció en la batalla de Trafalgar y que es considerado como uno de los militares más brillantes de la historia. Nació con el sol en el signo de Libra, según su personalidad más íntima y auténtica sin duda era un hombre de paz, aborecedor de las guerras y deseos de disfrutar de las cosas bellas de la vida. Sin embargo, también nació con el violento Marte saliendo por el horizonte y realzado en su propio signo de Escorpio, lo que modificaría sustancial y radicalmente su personalidad, dotándolo de un temperamento invencible y extremadamente combativo.

 El signo solar, incluidos los aspectos planetarios que el propio Sol recibe, es la influencia que afecta al lado más profundo, auténtico y espiritual del nativo; su Yo consciente. Informa sobre su realidad interior, escala de valores y filosofía de vida. No obstante, no siempre es lo que más se ve en el exterior, sino que, en la mayoría de las ocasiones, tiende a exteriorizarse mucho más la influencia del ascendente y de los planetas angulares, en especial cuando asciende un signo o un planeta fuerte. Acabamos de verlo muy claro en el ejemplo del almirante inglés, que, por otra parte, no es un caso excepcional, hay muchos casos parecidos al suyo.

En cuanto al signo lunar, se trata de otra influencia de indudable importancia, aunque en este caso incide mucho más sobre el mundo de las emociones y los sentimientos, la inspiración, la fantasía, y, en general, sobre el lado inconsciente de la personalidad. El signo lunar se exterioriza mucho más en la vida íntima y familiar delnativo, mientras que suele atenuarse en la profesional o social.

 Cuando Sol y Luna se juntan en un mismo signo, es decir cuano se nace en un día de Luna Nueva, la influencia de ese signo será muy poderosa, afectando al nativo tanto a nivel consciente como inconsciente, mental, emocional, espiritual e instintivo, convirtiéndose en un tipo puro a casi puro de dicho signo. Eso le ocurrió al genial actor Marlon Brando, que vino al mundo con Sol y Luna en el signo de Aries, y su personalidad siempre se mostró fuertemente marcada por éste, tanto en su trayectoria profesional como en su vida personal.

  En cuanto a los planetas angulares, esos que se encuentran en conjunción con uno de los cuatro ángulos fundamentales del horóscopo: ascendente, medio cielo, descendente y fondo del cielo. Dichos ángulos constituyen los puntos de máxima influencia de la carta natal, especialmente el ascendente y el medio cielo. Por tanto, quien nace con algún planeta en esa posición, quedará profundamente marcado por éste, tanto en su personalidad como en su apariencia física, como en su destino.

 Pero aunque la influencia de los planetas angulares se manifiesta de forma clara en el temperamento, carácter e imagen exterior de la persona, tenemos sin embargo el mismo problema que hemos indicado respecto al ascendente: que estamos hablando de la personalidad terrenal, munda o externa, no de la más profunda y auténtica de la persona, que sólo viene indicada por la influencia del Sol. Aunque, naturalmente, eso será distinto en caso de que sea éste el que se encuentre en uno de los ángulos, o que el planeta angular forme un estrecho aspecto con él, en cuyo caso el nativo se mostrará ante el mundo tal como es.

 Podríamos ilustrar esto con varios ejemplos, pero resulta de especial interés el caso del genial Leonardo da Vinci, que nación con el Sol en el terrenal signo de Tauro, pero teniendo al místico e inspirado planeta Neptuno en conjunción al medio cielo. Y no cabe duda de la sensibilidad y genio creador de Leonrardo Da Vinci.

  Desde el punto de vista planetario, es indudable que el Sol y la Luna son las influencias más determinantes de la carta natal a la hora de estudiar la personalidad desde un punto de vista tradicional. La unión de ambas puede darnos una idea casi completa de cómo es elnativo, sobre todo interiormente, pues ya hemos visto que el ascendente puede modificar eso de manea sustancial de cara al exterior.

 Sin embargo, existenotras influencias, más específicas y secundarias, pero que no por ello dejánd e ser importantes y actuar en el conjunto de la personalidad, modificándola o añadiendo algunos factores nuevos.

 Una de estas influencias es la del planeta Mercurio, que resulta determinante a la hora de conocer la inteligencia, la mentalidad y el modo de pensar o comunicarse delnativo. Cuando este planeta se encuentra angular o dignificado en alguno de sus signos Géminis o Virgo, le dará una gran inteligencia y capacidad de comunicación a la persona, con independencia de cómo sea el resto de su carta natal, o de donde tenga el Sol y la Luna. Podemos ver un ejemplo de esto en el político frances Robespierre, que a pesar de tener el Sol en el sensual signo de Tauro, nacióncon un Mercurio muy potente en su propio signo de Géminis, lo que dotó de una ágil inteligencia y brillante capacidad oratoria, e incluso un aspecto físico "mercurial": delgado, nervioso y expresivo.

  También reviste de gran importancia el estudio del planeta Marte, ya que nos da una idea muy objetiva de la agresividad y fuerza de voluntad del nativo, pero no de la que aparenta, sino de la que tiene realmente. Un Marte muy poderoso, angular, en conjunción con el Sol o dignificado en alguno de sus signos de Aries o Escorpio, modificará de manera sustancial la personalidad del individuo, e incluso su apariencia física. Como ejemplo tenemos a Simón Bolivar un regio Leo con Ascendente Cáncer, pero que tenía la valentía y el determinación que al mismo tiempo le proporcionaba un Marte en Aries.

  El mismo proceso puede alicarse al resto de los planetas. Así, quien nace con Venus angular o en su propio signo de Tauro o Libra, tendrá muchos de los rasgos atribuidos al planeta, tanto en su personalidad como en su aspecto físico, con independencia de cual sea su signo solar, lunar o ascendente. Tendríamos un ejemplo de ello en el actor Richard Gere, nacido con el Sol en el frío y analítico signo de Virgo, pero tiene a Venus dignificado en Libra, lo que sin duda ha tenido mucho que ver tanto con su profesión artística como con su notable atractivo físico. Aunque no tengo los datos de Richard Gere baso esta observación simplemente en su carta plana. Pero si tengo los datos de Sean Connery, que también ha sido un actor que ha resultado muy atractivo, aun teniendo ascendente capricornio y la Luna y el Sol en Virgo, su Venus en Libra también le proporciona una gran elegancia y estilo.

  Podemos llevar a cabo la misma operación con el resto de los planetas. Así Júpiter se encuentra angular en la carta astral de algunos de los papas más importantes, a pesar de que su signo solar no tenga nada que ver con las cosas espirituales. Es el caso de Alejandro VI, Sixto V o Juan Pablo II. De igual modo, un Saturno dominante puede transformar totalmente la personalidad de un sensible nativo de Cáncer, como ocurrió con el severo líder religioso Juan Calvino.

   En resumen, podría ilustrar con centenares de ejemplos la influencia tan determinante de los planetas, en particular cuando se encuentran en posición angular, en estrecho aspecto con el Sol y la Luna e incluso en sus propios signos. Todo esto nos tiene que llevar a la conclusión de que el estudio de la personalidad desde una perspectiva tradicional, y secundariamente del aspecto o la constitución física, es algo muy complejo, que en ningún caso puede atribuirse a un solo factor, aunque si es cierto que algunos tienen un mayor peso específico o influencia que otros.

 Cuando una carta natal es armoniosa, conlos planetas formando buenos aspectos entre sí, o con benéficos -Sol, Venus, Júpiter- en posición angular, entonces el nativo no sólo tendrá una vida sosegada o afortunada, sino que además mostrará también los rasgos más positivos de su signo solar, como le sucedió a Rubens, que fue un genial artista y también triunfó plenamente en la vida, y mostró al exterior los mejores rasgos de su signo solar Cáncer.

   Pero cuando sucede lo contrario y una carta natal tiene una gran cantidad de aspectos tensos, o los maléficos -Luna,Marte,Saturno,Urano, Neptuno y Plutón en posición angular y afligidos, entonces el nativo fracasará o tendrá una vida muy dura, llena de adversidades y sufrimientos, al mismo tiempo que mostrará los peores rasgos de su signo solar, como fue el caso de Adolf Hilter, que llevó al desastre a su país y a la humanidad mostrando al exterior los peores rasgos de su signo solar Tauro, y que acabó suicidándose trágicamente.

   Los buenos aspectos y los planetas benéficos ayudarán a que el nativo desarrolle el lado más positivo de su signo solar, mientras que las disonancias y los planetas maléficos contribuirán a lo contrario. No se trata de una regla de cumplimiento absoluto, ya que la astrología nunca niega el libre albedrío, por muy tradicional que sea -cosa que algunos piensan equivocadamente-, pero tiene una gran influencia.

Comentarios